El ingreso de los residuos nucleares sería violar la Constitución Nacional

La Autoridad Regulatoria Nuclear está desconociendo leyes nacionales.

Noticia - 19 octubre, 2000

Acción sorpresa en la central nuclear de Ascó (Tarragona)

Greenpeace Argentina reiteró hoy que la propuesta realizada por el INVAP al gobierno australiano para ingresar a la Argentina combustible nuclear gastado significará una violación a la Constitución Nacional. Esta propuesta fue hecha por el INVAP para cumplir con la cláusula que exigía Australia para que el combustible nuclear gastado del reactor que ese gobierno contrato al INVAP no permanezca en territorio australiano ni sea reprocesado en ese país. (1)

Recientemente el INVAP ha dicho que la propuesta no tiene "impedimentos legales" en base a una interpretación que hace la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) del concepto de "desechos radiactivos" y sobre el alcance de la prohibición que existe en la Constitución Nacional. "Eso constituye una interpretación caprichosa" señaló Juan Carlos Villalonga, Coordinador de Energía de Greenpeace Argentina, "el combustible nuclear quemado de un reactor es un desecho radiactivo, hacer otra interpretación es una arbitrariedad”.

Acerca de la interpretación que hace la ARN sobre la importación de residuos nucleares, Greenpeace resaltó que la propia legislación nacional define a un residuo nuclear como aquel material radiactivo utilizado en una instalación nuclear para los que “no se prevean usos inmediatos posteriores en la misma instalación”. “Esa definición está siendo ignorada por la Autoridad Regulatoria” remarcó Villalonga.(2)

Greenpeace también señaló que el hecho de que se trate de una importación de residuos para ser procesados y luego devueltos al país de origen no significa que ese procedimiento no esté prohibido en el Artículo 41 de la Constitución Nacional ya que allí no se hace ninguna distinción entre una importación temporal o permanente.

“Por mucho tiempo organismos como el INVAP se manejaron con absoluta arbitrariedad en materia nuclear, pero hoy en la Argentina existen leyes que regulan esa actividad y el INVAP, como el resto de los organismos que operan con materiales radiactivos, deben aceptar que hoy existen restricciones y procedimientos que se deben cumplir”, agregó Juan Carlos Villalonga. “La ARN, que debería velar por el cumplimiento de las leyes, ha mostrado en los últimos años una muy débil vocación para hacer cumplir las restricciones que existen en materia nuclear en las legislaciones nacionales, provinciales y municipales” concluyó Villaonga.

Greenpeace reiteró su reclamo para que sean respetadas las leyes vigentes y que las mismas no sean distorsionadas a conveniencia de un sector en particular ya que generarían un precedente muy peligroso y debilitaría por completo la prohibición que hoy existe en la Constitución. “Esto es abrir la puerta al reprocesamiento de basura nuclear importada y hasta la importación de residuos tóxicos, hoy prohibida también, por la Constitución Nacional”.

(1) La Constitución Nacional en su Artículo 41 prohibe "el ingreso al territorio Nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos."

(2) Régimen de Gestión de Residuos Radiactivos, Ley 25.018 (1998), Art.3: "A efectos de la presente ley se entiende por residuo radiactivo todo material radiactivo, combinado o no con material no radiactivo, que haya sido utilizado en procesos productivos o aplicaciones, para los cuales no se prevean usos inmediatos posteriores en la misma instalación, y que, por sus características radiológicas no puedan ser dispersados en el ambiente de acuerdo con los límites establecidos por la Autoridad Regulatoria Nuclear."

Temas