¡Elegí energía positiva!

Noticia - 14 diciembre, 2002

Morsa en el flujo de hielo; tour de Greenpeace investigando los efectos del cambio climático. Tamaño: 1000x683. Peso: 198Kb.

Greenpeace y Body Shop presentaron 1.602.489 firmas a la Cumbre de la Tierra en la forma de un mural interactivo llamando a los delegados de los países a un acuerdo para brindar energía renovable a dos mil millones de pobres para el 2010.

“Elegí energía Positiva” es el nombre de la campaña con la que Greenpeace y Body Shop reclaman a los gobiernos de los países ricos que ayuden a los más pobres a utilizar energías renovables.

Las firmas fueron puestas en un mural, que muestra las peticiones redactadas en tiendas de Body Shop en 27 países. La misma estará en forma permanente en la Cumbre. Pintado por un grupo de artistas locales, el mural incorpora una espacio para que el público presente en la Cumbre pueda firmar la petición.

A la música de Baaba Maal y las palabras del ministro ambiental británico Michael Meecher, muchos recogían firmas delante de tres edificios enormes cubiertos con el mural. Baaba Maal, que condujo toda la reunión, aflojó el paño. Se pudo ver una llamativa obra de arte que representa la transición de la energía negativa del combustible fósil a fuentes de energía positivas, limpias y renovables. Esta obra busca representar las esperanzas y las aspiraciones de millones de personas por un futuro limpio y sostenible.

"No es justo que los más pobres estén sufriendo diariamente para sobrevivir. Los más pobres son los que sentirán los impactos principales de la crisis del clima, como las inundaciones. Esta catástrofe no espera, ya está golpeando a la gente y la situación empeorará", dijo Baaba Maal.

Gordon Roddick, presidente de Body Shop dijo en el lanzamiento de la iniciativa el pasado mes de enero: "El uso de los combustibles del aceite, del carbón y de gas está estrangulando literalmente nuestro mundo. Es una locura seguir usando los combustibles fósiles contaminantes cuando los alternativas limpias están disponibles. Tenemos una obligación moral para con los más pobres. Las fuentes de energía renovables son la mejor oportunidad que tenemos que evitar una catástrofe potencial del clima".

Dos mil millones personas (una mitad de todos nosotros en el planeta) no tienen ningún acceso a la electricidad para las necesidades básicas tales como iluminación, cocina, agua potable, instalaciones médicas o calefacción.

"La estadística son números pero cada número es una vida humana", dijo Baaba Maal durante el acto. “Soy africano, y aquí estamos en Äfrica, un continente con aproximadamente 500 millones de habitantes que no tienen acceso a la energía y por ende a los servicios que nos provee la electricidad”, agregó.

La utilización de energías renovables es, hasta el momento, un privilegio con el que cuentan los países ricos. Sin embargo, para organizaciones como Body Shop o Greenpeace, el uso de estas energías "limpias" en los países más pobres debería ser también una prioridad para los gobiernos de los países más desarrollados. Por esta razón, Greenpeace y Body Shop han puesto en marcha la campaña "Elegí energía positiva" con la que pide a los gobernantes de estos países más ricos que garanticen y faciliten el suministro de energías renovables a los países más pobres. La meta no es otra que conseguir que los ritmos de crecimiento y desarrollo de todos los países no terminen con los recursos naturales de nuestro planeta que no son, ni mucho menos, infinitos.

La campaña está dirigida también al gran público que con su participación y apoyo a través de distintas actividades previstas dentro de la campaña, puede presionar a los gobernantes para que se utilicen este tipo de energías en todo el mundo.

Emilio M. Rull, responsable de la campaña “Elegí Energía Positiva” de Greenpeace España, ha pedido a los gobiernos para que “se comprometan en Johannesburgo a impulsar un desarrollo sostenible que cubra las verdaderas necesidades de las personas, en lugar de proporcionar tecnologías energéticas insostenibles para el medio ambiente”. Por último, Greenpeace pide a los ciudadanos que exijan el derecho a conocer la procedencia de la energía que consumen y que pidan que sus suministro de energía proceda de fuentes renovables y que apoyen las demandas de la organización ecologista y colaboren dentro de sus posibilidades en proyectos de desarrollo sostenible.

En concreto, la campaña pretende que, en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible a celebrar en Johannesburgo en septiembre de 2002, los líderes mundiales se comprometan a proporcionar energía renovable a dos mil millones de personas sin recursos durante los próximos diez años. Para ello, no sólo se prevé elaborar documentos de denuncia y propuestas concretas, sino además apoyar y difundir iniciativas promovidas desde otras organizaciones y grupos, tales como proyectos de cooperación para el desarrollo