Empresarios y ecologistas piden al gobierno lanzar un programa eólico

Noticia - 14 diciembre, 2004
Empresas del sector eólico dicen que es posible desarrollar 300 mw en tres años y hacen su propuesta ante la falta de políticas en materia de fuentes renovables del gobierno nacional.

Energía Eólica: Planta offshore de Molinos.

En el marco de la Cumbre Climática (COP10) que se desarrolla en Buenos Aires, la Cámara de Generadores Eólicos (CADGE) junto a Greenpeace y otras organizaciones presentaron un informe donde se propone el desarrollo de unos 300 MW de potencia eólica para el año 2007. "Este es un primer paso para que la energía eólica despegue en Argentina y podamos desarrollar una industria local basada en esta fuente de energía limpia y renovable".

"Lo que estamos presentando es un primer paso para que el país pueda cumplir con sus compromisos internacionales en materia de energías renovables", explicaron los autores de la propuesta.

Argentina ha adoptado el compromiso de alcanzar de manera conjunta con los países de la región el 10% de su matriz energética en base a energías renovables y ha presentado este año el compromiso de alcanzar el 8% de la generación eléctrica en el 2013 en base a estas fuentes de energía. "Todavía esos compromisos no se traducen en políticas concretas", señaló Pablo Bertinat, del Taller Ecologista, una de las organizaciones que apoyaron la propuesta de la CADGE.

Según el estudio es posible alcanzar la potencia de 300 MW de energía eólica tan sólo garantizando una remuneración para los aerogeneradores cuyos fondos pueden ser obtenidos del propio mercado eléctrico. "Por un lado, la actualización de la ley nacional eólica y por otro, estableciendo un aporte para el desarrollo eólico que puede surgir de la tarifa eléctrica con un impacto mínimo para los usuarios", explicó Fernando Petrucci, vocero de la CADGE.

Los montos totales del aporte especial, presuponiendo una evolución de las tarifas del mercado eléctrico conservadoras, serían de un total de 300 millones de dólares a lo largo de 10 años. "Una cifra baja comparada con otras inversiones que el Estado planea realizar en el área energética", explicó Villalonga de Greenpeace Argentina. "Con ese aporte se obtienen los 300 MW y el despegue de una industria nacional que permitirá cumplir objetivos de crecimiento mucho más ambiciosos en los años siguientes".

"El Gobierno debe establecer políticas sustentables congruentes con la preocupación de la población por el ambiente y el interés por las fuentes de energía limpia. Para el desarrollo de éstas, debe definirse un mercado que sea sustentable y atractivo para las inversiones." explicó Petrucci.

Entre las medidas señaladas como claves por los autores del proyecto se destacan la garantía de compra de la energía producida por los aerogeneradores conectados a los mercados mayoristas o destinados a servicios públicos; la actualización de la Ley Nacional Eólica y las provinciales y, la medida esencial del programa, la introducción de un Aporte para el Desarrollo de la energía eólica que garantice una remuneración de US$ 70 por kWh durante un período de 10 años a partir de la puesta en marcha de los proyectos comprendidos en este Programa.

"Argentina, que supo estar a la vanguardia de este desarrollo y que posee capacidades técnicas más que suficientes y recursos extraordinarios, ha quedado estancada en esta materia", agregaron los representantes de la industria eólica. "Es momento de recuperar el protagonismo en este rubro, es esencial para diversificar la matriz energética, mejorar en materia de emisiones que afectan el clima y conservar recursos energéticos no renovables", señalaron los expertos.

La CADGE nuclea a cooperativas eléctricas que operan generadores eólicos en unos 10 sitios diferentes en 5 provincias y a las empresas dedicadas a proveer de insumos y servicios al sector.