Foro Social Mundial: Greenpeace declaró a Monsanto “Embajada de la Republica de la Soja”

Noticia - 28 enero, 2005
Greenpeace inauguró la "Embajada de la República de la Soja" en las oficinas de la sede que la corporación estadounidense de agroquímicos y semillas transgénicas tiene en Porto Alegre y denunció un mega plan de mega expansión sojera en Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay que pone en peligro el medio ambiente regional

Foro Social Mundial: Greenpeace declaró a Monsanto “Embajada de la Republica de la Soja”

Participantes del Foro Social Mundial protestaron hoy contra el apropiación corporativa de los alimentos y formas de producción de estos perpetrados por empresas de transgénicos como Monsanto con consecuencias sociales y ambientales devastadoras.

Organizaciones que son parte de la campaña "Por Un Brasil Libre de Transgénicos" y otras ONGs presentes en el Foro Social Mundial participaron de la protesta.

En conjunto, todos denunciaron a la "República de la Soja": un plan de mega expansión sojera en Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia con impactos ambientales muy negativos y plagado de conflictos sociales por la tierra.

Se trata de una enorme región, muy rica en diversidad biológica, cultural y étnica, donde un pequeño grupo de corporaciones de agronegocios procura destruirla con su plan de expansión de monocultivos industriales liderados por la soja.

Monsanto es la principal de estas empresas dado que sus semillas dominan el mercado de las trasgénicas.

Con el apoyo de diversas entidades, Greenpeace colocó una placa de hierro en la vereda de la entrada a la central de Monsanto en Porto Alegre que de ahora en más será conocida como Embajada de la República de la Soja.

Greenpeace considera que la estrategia detrás de la liberación de cultivos transgéncios a gran escala es exclusivamente comercial, alejada de otros propósitos y busca el dominio corporativo de la agricultura.

El reciente conflicto desatado en Argentina sobre el pago de regalías a Monsanto por el uso del transgen en soja por parte de los productores argentinos lo demuestra.

Los manifestantes en su conjunto condenaron esta práctica y se comprometieron a renovar la resistencia contra los transgénicos y los embates de Monsanto para monopolizar la producción agrícola.

Las demandas se basaron en detener la promoción de los cultivos transgénicos y los desmontes que provoca la transformación de bosques nativos en grandes monocultivos de soja. Estas graves consecuencias son hoy evidentes en la quebrachal argentino y el amazonas brasilero donde la soja se cobra cientos de miles de hectáreas de bosques nativos.

"En la Argentina cada vez más productores observan a la soja como un callejón sin salida", comentó Emiliano Ezcurra de Greenpeace Argentina.

Asimismo Greenpeace Argentina también hizo público durante el Foro Social Mundial el informe del Agrónomo Charles Benbrook "Expandiendo la Frontera de la Soja -La Peligrosa Dependencia de la Argentina en la Soja Transgénica" (1) que recopila los impactos ambientales del excesivo monocultivo de soja transgénica en el país.

"El balance de evidencias que resulta de este estudio, indica que la apuesta fuerte de nuestro gobierno hacia la soja transgénica hecha hace ocho años trajo consecuencias terribles en el plano ambiental sin siquiera cumplir con lo prometido el especto económico y social", agregó Ezcurra.

Las instituciones presentes también reclamaron que Monsanto sea responsable por la contaminación que provocan las semillas transgénicas y sus impactos sociales y ambientales.

"El derecho de los productores que no quieran sembrar transgénicos debe ser respetado y se los debe proteger de la contaminación con transgénicos resultante de la siembra de estos en campos cercanos", dijo Gabriela Couto de la campaña de Ingeniería Genética de Greenpeace Brasil.

En tanto, los consumidores deberían acceder de inmediato al derecho de información sobre la presencia de transgénicos en todos los alimentos.

Además de Greenpeace, unas ochenta organizaciones no gubernamentales estuvieron presentes en la protesta.