Greenpeace acusa a Francia, Reino Unido y Japón de poner en riesgo a los países de América del Sur con un embarque de residuos altamente radioactivos.

Noticia - 20 diciembre, 2000

Un embarque con 192 cilindros de residuos radiactivos, procedente de Francia y con destino a Japón se dirige hacia el Cabo de Hornos, denunció Greenpeace.

Greenpeace acusó a los gobiernos de Inglaterra, Francia y Japón de poner en riesgo a los países de América del Sur y a las naciones del Pacifico ya que el embarque más grande de desechos nucleares partió desde el puerto de Cherbourg en Francia anoche con destino a Japón utilizando la ruta del Cabo de Hornos.

“Esta embarcación es peligrosa vaya por donde vaya, pero particularmente por Cabo de Hornos, un área conocida por el clima severo, aguas muy peligrosas y la presencia de icebergs”, expresó Juan Carlos Villalonga, de Greenpeace Argentina.

“Esta es una decisión irresponsable que demuestra la poca consideración de Japón, Francia y el Reino Unido acerca de la seguridad en el mar y el medio ambiente como así también por la seguridad de millones de personas en Sudamérica y el Pacifico” agregó.

El Cabo de Hornos, al sur de la Argentina y Chile, es una ruta que fue utilizada una sola vez anteriormente, en 1995, por el primer transporte de desechos nucleares de alto nivel desde Francia hasta Japón. Hubo en ese momento una gran oposición en América latina sobre el paso de dicha embarcación incluyendo el despliegue de un barco de guerra chileno armado, quien ordenó al dicha embarcación no pasar por aguas chilenas.(1)

Greenpeace considera que la fuerte oposición de las pequeñas islas caribeñas y de los países de América Central, incluyendo Panamá, han influenciado en la toma de decisión de usar como ruta el Cabo de Hornos en vez del Canal de Panamá. Las ultimas dos embarcaciones con desechos nucleares de alto nivel, en 1998 y 1999, desde Francia hacia Japón tomaron como vía la ruta del Canal de Panamá.

Con rigurosa seguridad el barco con desechos nucleares partió del puerto de Cherbourg a las 08.00 PM la ultima noche. Se trata del buque con bandera inglesa “Pacific Swan”. Un total de 192 bloques con desechos nucleares, contenidos en 8 containers de transporte, fueron cargados en el barco, que pertenece a la Pacific Nuclear Transport Limited (PNTL). Esta empresa es en parte propiedad de la British Nuclear Fuels LTD.

Estos residuos son producidos por el proceso de extracción del plutonio del combustible nuclear japonés irradiado en la planta reprocesadora COGEMA, empresa estatal francesa ubicada en La Hague. Este desecho está entre los materiales más radiactivos de la industria nuclear – los bloques vitrificados son tan radiactivos que una persona parada a un metro de un bloque sin protección recibiría una dosis letal de radiación en menos de un minuto. De ser liberado al medio ambiente, el desecho sería un contaminante mortal para el ambiente por ciento de miles de años.

El barco con desechos nucleares tendrá finalmente como destino el puerto japonés de Mutsu Ogawara. Los desechos nucleares serán luego transportados al controversial deposito de desechos nucleares en el sitio nuclear de Rokkasho Mura donde los japoneses están construyendo su propio edificio reprocesador de plutonio.

Este transporte pone en riesgo a los países que se encuentran en su ruta y al ambiente marino. “Atravesará una zona con una importante actividad pesquera la que puede verse afectada seriamente de producirse un accidente” explicó Villalonga. Greenpeace reclama a los gobiernos de Brasil, Uruguay, Argentina y Chile a reiterar su oposición a este tipo de transportes y a evitar el ingreso del Pacific Swan dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de éstos países como mínima medida de protección.