Greenpeace celebra decisión Argentina de apoyar la creación de un importante área de protección para las ballenas.

Noticia - 18 mayo, 2001

Ballena

Luego de dos años de intensas negociaciones con Greenpeace y el gobierno de Brasil, el gobierno argentino comunicó que apoyará el Santuario Ballenero del Atlántico Sur, una iniciativa que busca crear un importante área de protección para las ballenas en la región.

Al prolongarse la lentitud del proceso diplomático en Buenos Aires, la semana pasada Greenpeace le exigió públicamente a la Chancillería argentina que apoye la propuesta del santuario.

Así, los socios de Greenpeace enviaron miles de e-mails, cartas y faxes al ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Adalberto Rodríguez Giavarini, en la que le exigieron que la diplomacia argentina se sume a la propuesta proteccionista.

Luego de esa campaÒa, este lunes la Cancillería realizaba sus primeros contactos con su par de Brasil, para definir su posición. Y entre el 23 y 27 de julio próximo, se informó que una delegación diplomática argentina viajará a Londres a continuar con su trabajo en la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

Sucede que el aÒo pasado, y por primera vez en su historia, la Argentina estuvo ausente en la última reunión de la CBI. Esta ausencia preocupó a Greenpeace, ya que era se interpretaba de que Buenos Aires quitaba su aporte a la protección de las ballenas.

"Hoy celebramos de que nuestro país esté claramente alineado a las naciones más conservacionistas de ballenas del planeta" expresó Milko Schvartzman, coordinador de la campañaa de Ballenas de Greenpeace. Y agregó: "Felicitamos la decisión argentina y continuaremos trabajando hasta que no existan más amenazas sobre las ballenas".

La mayoría de las especies que habitan el área a ser declarada Santuario son visita corriente de nuestras costas, como la ballena minke (especie que Japón caza actualmente), y la ballena franca austral, esta última en lenta recuperación de sus poblaciones debido a la feroz cacería de la que fue víctima en el pasado.

"El santuario beneficiará no sólo a las ballenas, sino tambiÈn a la actividad científica, educativa, y económica al impulsar el turismo de observación de ballenas en la región", agregó Schvartzman.

La CBI es el organismo encargado de la conservación de los cetáceos. En la próxima reunión anual se ingresará la propuesta del santuario, para ser estudiada y llevada a votación. La zona proyectada como área de protección sería desde el Ecuador hasta el límite con el Santuario Ballenero Austral en la Antártida, bañando las costas de África, Brasil y la Argentina.

Argentina además, apoyará la creación de un santuario ballenero en el Pacífico Sur, y la participación de científicos de países como el nuestro en las decisiones del Comité científico de la CBI, financiado con reservas de la misma.

La Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental de la Nación también apoya la propuesta.

Temas