Greenpeace devuelve agua de los inundados Argentinos a la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires.

Noticia - 10 abril, 2001

Greenpeace devuelve agua de los inundados Argentinos a la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires.

La decisión del presidente George W. Bush fue justificada en defensa de los intereses de la industria de ese país. Según Greenpeace, "mientras Bush bloquea el acuerdo del clima defendiendo intereses de las industrias sucias de los Estados Unidos, el cambio climático ya está haciendo estragos en las economías regionales argentinas y en las del resto del mundo".

En la última semana de marzo Bush anunció que no ratificará el Protocolo de Kyoto. Este acuerdo es el que obligaría a los países industrializados a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el calentamiento global. La decisión del Presidente de los EUA está siendo repudiada por la comunidad internacional ya que pone en serio peligro el único acuerdo existente para enfrentar el dramático cambio climático.

"En este momento hay más de 2 millones de hectáreas del nordeste bonaerense que permanecen inundadas y conforman un cuadro "crítico", señaló Villalonga. Las inundaciones alcanzan a 36 Partidos de la provincia entre los que se encuentran Carlos Casares, Chacabuco, Chivilcoy, Alberti, 25 de Mayo y General Viamonte como los más afectados. La causa del actual anegamiento del corazón productivo bonaerense es atribuida a las fuertes lluvias caídas, ya que en 75 días cayeron en la región un promedio de 750 milímetros. Es decir, poco menos de la media de todo el año, estimada entre 900 y 1200 milímetros.

Greenpeace descargó sobre la Embajada unos 11.000 litros de agua extraída de campos del Partido de Carlos Casares, una de las zonas más castigadas en este momento. En la localidad de Hortensia, en ese Partido, por ejemplo, llovieron 797 milímetros desde el 1 de enero. De ellos, 637 cayeron durante marzo.

Greenpeace acusó a Estados Unidos de estar defendiendo los intereses de las grandes corporaciones asociadas al petróleo y el carbón. Estas industrias son las principales causantes de la emisiones de dióxido de carbono (CO2), principal gas de efecto invernadero. Estados Unidos es el principal emisor de gases que afectan el clima, aportando el 22% del total y posee el mayor nivel de emisión de CO2 per cápita del mundo (20,5 toneladas).

El Protocolo de Kyoto establece una meta de reducción a nivel global de 5,2% en relación a los niveles de 1990. Greenpeace alienta a la comunidad internacional a realizar un esfuerzo en las próximas reuniones sobre el clima para reforzar ese acuerdo y ponerlo en vigencia a más tardar en el año 2002.

La alteración en el régimen de lluvias es una de las consecuencias esperadas del calentamiento global, pero además se esperan mayores impactos por eventos meteorológicos extremos (inundaciones, sequías, tormentas, etc.), la expansión de enfermedades tropicales por una mayor incidencia geográfica de distintos transmisores, como es el caso del dengue, chagas, etc. En la Argenitna, diversas áreas de cultivos perderán su capacidad productiva debido al cambio climático.