Greenpeace: Duhalde, Lebed y Ruckauf actúan como empleados de Monsanto

Noticia - 2 mayo, 2003
La organización ambientalista calificó a estos funcionarios de obsecuentes por presionar a Brasil a que no etiquete transgénicos, actuando así como lobbystas de multinacionales transgénicas como Monsanto

Greenpeace calificó de obsecuentes al presidente Eduardo Duhalde, al canciller Carlos Ruckauf y al secretario de Agricultura Haroldo Lebed por presionar al gobierno brasileño a no etiquetar los transgénicos.

A partir de la siembra ilegal de soja transgénica en Brasil, el gobierno del presidente Luis Inazio Lula da Silva, determinó el etiquetado de los alimentos transgénicos, en respuesta a los consumidores brasileños. Frente a esto, funcionarios argentinos de la Cancillería y de la Secretaría de Agricultura presionaron a sus pares a que revoquen esa medida, que perjudica los intereses de la corporación norteamericana Monsanto.

Junto a otras organizaciones de la sociedad civil, Greenpeace Argentina envió una carta a Duhalde en la que señala que “tan obvia defensa de un interés industrial particular, más aún tratándose de las multinacionales transgénicas, coloca a los funcionarios de la actual administración, involucrados en tan sumisa actitud, en una situación lamentable”.

La carta es firmada por el Foro de la Tierra y la Alimentación, la Red Nacional Acción Ecológica, Proconsumer y Greenpeace Argentina y reclama al Sr. Presidente el cese de las actitudes tomadas por estos organismos para influir sobre Brasil, ya que “a partir de esta maniobra, la Argentina queda claramente expuesta como un operador de la industria de los transgénicos”.

Las organizaciones expresaron que estas actitudes resultan incomprensibles e inaceptables a tan solo veintiún días del recambio del mandato presidencial en lo que puede ser una clara amenaza hacia el Mercado Común del Sur (MERCOSUR). La presidencia de Duhalde debería recordar que su gobierno es transitorio y que medidas de esta naturaleza deberían ser revisadas en un mandato plenamente constitucional.

Néstor Kirchner ya ha declarado públicamente que reforzará los sistemas de información al consumidor respecto del etiquetado de transgénicos. Por su parte, Carlos Menem ha venido promoviendo los transgénicos desde siempre y se ha opuesto al etiquetado.

“Como chicos obedientes y genuflexos, Duhalde y sus funcionarios siguen presionando sin ningún tipo de pudor ni dignidad, a orden y cuenta de Monsanto y sin reparar en los reales intereses nacionales”, dijo Daniela Montalto, de Greenpeace Argentina.

“Si la Argentina se ha convertido prácticamente en un monocultivo de soja transgénica, sin proporcionarle la información correspondiente a sus consumidores, no puede pretenderse que Brasil sufra las consecuencias. Es lamentable que los funcionarios argentinos adopten una actitud patoteril y a modo de sucursal de gigantes multinacionales como Monsanto, intimen al país vecino a retroceder en sus decisiones”.