Greenpeace felicita a la Argentina por formar parte de la "Alianza del 10%"

Noticia - 2 septiembre, 2002

Morsa en el flujo de hielo; tour de Greenpeace investigando los efectos del cambio climático. Tamaño: 1000x683. Peso: 198Kb.

Unión de los países del G77 a favor del 10% de energías renovables sin grandes hidroeléctricas ni incineración de residuos para el 2010
Argentina, Brasil y México han decidido formar una alianza con Noruega y Filipinas para hacer frente a Estados Unidos y sus aliados árabes en la batalla por una energía limpia y renovable. El jueves, todos los países de América Latina y el Caribe apoyaron en una reunión cerrada del G77 la "Alianza del 10%".

El debate por una energía limpia y renovable ha sido duro. En Mayo de 2002, los ministros del medio ambiente de Latinoamérica aprobaron la "Iniciativa Latinoamericana y Caribeña" donde se comprometieron a lograr que un 10% del uso energético provenga de fuentes renovables en el año 2010, y decidieron presentar esta iniciativa en la Cumbre de Johannesburgo.

"Si los países de América Latina se mantienen firmes, se podría lograr un compromiso global y dar un nuevo curso al uso de la energía en el mundo. De hecho varios países europeos se muestran interesados en lograr un acuerdo con Brasil. Todavía en el bloque árabe se están viendo las primeras dificultades. Marruecos, ante el enojo de Arabia Saudita y Kuwait, se ha atrevido a defender abiertamente su propio Plan Nacional donde tienen como objetivo lograr un 10% de energía renovable para el 2010." Dijo Greenpeace.

La Unión Europea por su parte, presentó una proposición de lograr un 15% global de energías renovables, pero incluyen en este porcentaje a las grandes hidroeléctricas, la incineración de residuos y el uso de biomasa tradicional, lo que le quita toda relevancia a la propuesta, ya que sería simplemente mantener la situación actual. En estas condiciones la Unión Europea tendría actualmente un porcentaje de un 14% de este tipo de fuentes de energía.

Los países árabes productores de petróleo, protegiendo intereses económicos nacionalistas, han formado una alianza con Estados Unidos, Japón, Canadá y Australia para impedir este acuerdo. En Bali lograron evitar que el Grupo de los 77 presentará la iniciativa brasileña en las reuniones plenarias y bloquearon toda referencia a compromisos y fechas de realización presentadas por la Unión Europea.

El compromiso de llegar a 10% de "nuevas energías renovables" permitiría cambiar el rumbo del aumento creciente de uso de combustibles fósiles que está creando el cambio climático global. Para los países en desarrollo es de alto interés que estas tecnologías bajen de precio. Permitirían así el acceso a los servicios energéticos a 2.000 millones de personas que aún carecen de ellos y, en particular, es imprescindible para los planes de electrificación rural en curso. Por otra parte, son estos mismos países los más afectados por los impactos del cambio climático. Las inundaciones, sequías y tormentas ponen en grave peligro toda posibilidad de desarrollo sostenible en los países del sur.