Greenpeace pide a Macri que juegue limpio y respete la Ley de Basura Cero

Agregar un comentario
Noticia - 14 noviembre, 2008
Greenpeace reclamó hoy viernes frente al Palacio de Gobierno porteño que Mauricio Macri juegue limpio y respete la Ley de Basura Cero. Con carteles gigantes con el slogan “Macri, jugá limpio” en directa alusión a la campaña oficial, la organización ambientalista exigió nuevamente que el Gobierno de la Ciudad respete la Ley 1854 aprobada por la Legislatura porteña.

Con carteles gigantes con el slogan “Macri, jugá limpio” en directa alusión a la campaña oficial, la organización ambientalista exigió nuevamente que el Gobierno de la Ciudad respete la Ley 1854 aprobada por la Legislatura porteña.

Diez activistas de Greenpeace portando carteles con la frase "Jugá Limpio" y un camión desechando la basura porteña en un relleno, se manifestaron esta mañana frente a la Jefatura en el marco de la campaña oficial que pide a los vecinos que sean más limpios. Parodiando la embestida oficial, los activistas repartieron volantes con las reglas del juego para que Macri no haga trampa. La regla número uno es respetar la Ley vigente en la Ciudad cuyo cumplimiento vienen reclamando numerosas organizaciones sociales.

"Por un lado el Ejecutivo envió a la Legislatura un pliego de contratación de las empresas recolectoras de basura que atenta contra cualquier intento de solucionar seriamente el gravísimo problema de la basura en la Ciudad de Buenos Aires; mientras que por el otro le pide a los vecinos que jueguen limpio y aprendan a abollar y tirar un papel en un cesto, lo que demuestra la improvisación y falta de políticas claras por parte del Gobierno de la Ciudad en materia de gestión de residuos", señaló María Eugenia Testa, Coordinadora de la Unidad Política de Greenpeace. "El Gobierno no respeta la Ley y sin que le dé vergüenza entrega a los vecinos reglamentos para "jugar limpio" concluyó.

Por otro lado y en una campaña en la que participaron más de 5 mil socios y ciberactivistas de Greenpeace de la Ciudad de Buenos Aires, se pidió por teléfono a Macri el cumplimiento de la Ley de Basura Cero -que obliga a reducir la cantidad de residuos que se envía a los rellenos sanitarios del conurbano- y que garantice sistemas de disposición diferenciados para los desechos húmedos y secos. Además, otros miles enviaron al Jefe de Gobierno vía e-mail un petitorio para que se respete la ley.

Desde hace meses, Greenpeace viene exigiendo que los contratos del Gobierno de la Ciudad con las empresas recolectoras se diseñen en base a lo establecido por la Ley 1854. Entre los principales puntos que reclama la organización ambientalista figuran la inclusión de la recolección y contenerización diferenciada del 100% de la Ciudad y la promoción de la separación en origen y el correcto uso de los contenedores a partir de campañas de comunicación serias y con objetivos claros.

La Ciudad de Buenos Aires envía a diario 5 mil toneladas de basura para ser enterrada en rellenos del conurbano bonaerense, que contaminan las napas de agua, el suelo y el aire con graves consecuencias sanitarias. La Ley de Basura Cero tiene objetivos claros de reducción de la basura que es generada y enterrada a través de la implementación de circuitos de recuperación y reciclado de materiales.  

"Hoy es Macri quien tiene la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la Ley 1854. No es aceptable que mientras se apela a los vecinos a que jueguen limpio el Gobierno de la Ciudad esté ignorando la Ley. Macri y el ministro Juan Pablo Piccardo deben ser los primeros en  respetar la normativa vigente en la Ciudad y prestar el Servicio de Higiene Urbana tal como lo señala la legislación. Si quieren jugar limpio que ellos también lo hagan", afirmó Juan Carlos Villalonga, Director Político de Greenpeace. 

No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.