Intentan trabar la votación en particular de la Ley de Bosques

Noticia - 19 diciembre, 2006
Greenpeace acusa al bloque de diputados oficialistas de prestarse a las maniobras de las provincias que están destruyendo los bosques.

Greenpeace denunció este martes que un grupo de provincias del norte del país está boicoteando la posibilidad de que se trate mañana la ley de bosques, que debe ser votada en particular ya que ya cuenta con su aprobación en particular.

"Lo que se está buscando es el fracaso de la sesión de mañana, de ese modo todo pasa al año próximo, que será un año de baja actividad parlamentaria por las elecciones nacionales", explicó Juan Carlos Villalonga, director Político de Greenpeace.

El dirigente ambientalista sostuvo que "el fracaso de la sesión de mañana significa lograr que Argentina siga sin tomar medidas para detener la destrucción de los bosques, esta es una muestra del nivel de hipocresía en materia ambiental de los gobiernos provinciales".

"Una vez más, vemos cómo el doble discurso y la doble moral son la lógica de la política en la Argentina: mientras el presidente dice que el medio ambiente es una cuestión de Estado, los diputados oficialistas complotan para frenar una ley que busca evitar la pérdida de los últimos bosques nativos argentinos", sostuvo Villalonga.

Greenpeace denunció, además, que los argumentos esgrimidos particularmente por Salta, Formosa y Misiones para rechazar el texto original de la ley de bosques (aprobado en las comisiones de Medio Ambiente y Población), son falsos y buscan esconder el verdadero motivo de oposición al proyecto: la connivencia entre poderosos grupos económicos interesados en maximizar el negocio de la soja y el poder político.

 

Los diputados de estas provincias han dicho que:

1) La ley avasalla las autonomías provinciales

FALSO: la ley establece "presupuestos mínimos", es decir, criterios básicos para la explotación de los recursos naturales que son patrimonio de todos los habitantes de la Nación como así también de las generaciones futuras y cuya implementación se encuentra prevista en la Constitución Nacional (art. 41) y en la Ley General del Ambiente.

2) La ley obliga a detener actividades productivas existentes, como la forestal en Misiones.

FALSO: la ley no detiene los desmontes que ya están en marcha ni regula la actividad forestal, ya que solo establece límites a la conversión de tierras (desmontes) y no a la actividad maderera, ni forestal.

3) Las provincias ya cuentan con leyes y saben cómo proteger sus bosques

FALSO (1):

a) Salta: la tasa anual de deforestación de la provincia de Salta es de diez veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires. La tasa anual de deforestación correspondiente al año 2001 es: r = -0,69% (la media mundial es de -0,23)

b) Misiones: La deforestación en la provincia de Misiones entre los años 1998 y 2002 fue de 67.233 hectáreas. Tres veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires. La tasa anual de deforestación correspondiente a ese período a la provincia de Misiones es: r = -1,34%. El valor calculado para la provincia es 6 veces superior al promedio mundial en el período 1990-2000 que es de -0,23.

c) La provincia de Formosa posee una superficie de 72.066 km2 con una población total en el año 2001 de 486.559 personas, de las cuales aproximadamente 108.377 son población rural (INDEC, 2003). Magnitud de la Deforestación: La deforestación en la provincia de Formosa, entre los años 1998 y 2002, es de 19.977 hectáreas. Una superficie similar a la Ciudad de Buenos Aires. La tasa anual de deforestación correspondiente a ese período a la provincia de Formosa es: r = -0,16%

d) Santiago del Estero: la deforestación en la provincia de Santiago del Estero, entre los años 1998 y 2002, fue de 306.055 hectáreas (15 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires). El valor calculado para la provincia es cinco veces al valor calculado para todo el mundo en el período 1990-2000 que es de -0.23.

Para ilustrar la urgente necesidad de tratar la ley, un activista de Greenpeace caracterizado como Papá Noel junto a un arbolito de Navidad talado, sin lugar para los regalos, reclamó esta mañana la sanción de la ley a los legisladores, en las adyacencias del Congreso Nacional.

El proyecto de ley decreta "la emergencia forestal a nivel nacional y establece una moratoria a los desmontes hasta tanto cada provincia desarrolle un ordenamiento territorial en sus bosques nativos, para que el territorio sea utilizado de manera racional, compatibilizando las necesidades sociales, económicas y ambientales y estableciendo un régimen que establezca los presupuestos mínimos para la protección de los bosques nativos".

La norma establece diez criterios ecológicos y categorías de conservación que apuntan a planificar las actividades forestales, agrícolas y ganaderas evitando la fragmentación y degradación del bosque nativo, y establece como prioritarios cuidar a los bosques que actualmente ocupan y utilizan comunidades indígenas y campesinas.

"El ordenamiento ambiental que propone la ley es un instrumento de política ambiental nacional cuyo objetivo es regular el uso del suelo y las actividades productivas, con el fin de lograr la protección del medio ambiente a partir del uso sustentable de los bosques nativos, tras una evaluación de las unidades presentes en cada provincia", explicó Juan Carlos Villalonga, director Político de Greenpeace Argentina.

NOTAS AL EDITOR

(1) Datos obtenidos del informe de la Unidad de Manejo Forestal (UMSEF) dependiente de la Secretaria de Medio Ambiente de la Nación. Disponible en internet aqui