Liberaron a los activistas de Greenpeace detenidos en Copenhague

Los cuatro activistas se encuentran a bordo del Rainbow Warrior atracado en Copenhague

Noticia - 8 enero, 2010
La policía danesa liberó el miércoles a los cuatro activistas de Greenpeace que participaron en una acción pacífica en la Cumbre del Clima de Dinamarca, tras haber soportado 21 días en prisión preventiva en una cárcel de Copenhague. Los cuatro se encuentran en estos momentos a bordo del buque de la organización, Rainbow Warrior, atracado en Copenhague.

Liberación de los cuatro activistas detenidos en Dinamarca.

La liberación de los activitas se produjo un día antes de que expirase la vista con el juez y los cuatro activistas todavía se enfrentan a un juicio en los tribunales daneses y a posibles penas de prisión.

Los cuatro "Activistas de la Alfombra Roja" de los Países Bajos, Noruega, España y Suiza habían sido detenidos el 17 de diciembre tras una protesta pacífica en la alfombra roja de una cena organizada por la Reina Margarita II para los líderes mundiales que asistieron a la Cumbre de Copenhague sobre el clima.

Mads Christensen, director ejecutivo de Greenpeace Nordic, recibió con alegría la liberación,  pero fue duro con las autoridades danesas. "El encarcelamiento innecesario de estos cuatro activistas pacíficos fue efectivamente un castigo sin juicio. Este castigo se ha sumado al fracaso de los líderes del mundo para acordar un tratado legalmente vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El presunto delito por el que se encontraban en prisión era que los cuatro activistas intentaron llamar la atención de los dirigentes mundiales sobre la urgencia de actuar para evitar un cambio climático catastrófico. La duración de esta detención sin juicio está fuera de toda proporción por una simple protesta con un objetivo legítimo".

Tras las detenciones de los cuatro, Greenpeace garantizó -como sucede en todos los casos en que los voluntarios participan en las protestas pacíficas- que, de haber sido puestos en libertad, los cuatro activistas hubieran regresado voluntariamente a Copenhague para ser juzgados. Para facilitar aún más la investigación policial, Greenpeace siempre ofreció su plena cooperación a la policía danesa y les proporcionó los detalles de la acción. El ofrecimiento de Greenpeace a la policía danesa para especificar qué información adicional se necesitaba saber en relación con el caso tuvo como respuesta dos semanas de silencio por parte de la policía.

Recién el martes la policía danesa solicitó a Greenpeace los nombres de las otras personas que habían estado en la acción de Greenpeace y estas personas ofrecieron voluntariamente sus datos, eliminando la última razón concebible para la detención. 

Greenpeace reclama ahora que la justicia danesa absuelva a los cuatro activistas de sus cargos.

 

Unite a Greenpeace

Apoyá económicamente las campañas de Greenpeace