Llamada a la acción contra el cambio climático de Adversarios Tradicionales

Noticia - 29 agosto, 2002

Greenpeace y la coalición de la industria en el Consejo Mundial de Empresas para el Desarrollo Sustentable (WBCSD) se llevaron como el perro y el gato diez años atrás en Río, según Remi Parmentier, Director de Estrategia Política de Greenpeace Internacional. Las organizaciones acordaron dejar de lado sus diferencias para mandar un mensaje histórico: la comunidad económica y medioambiental se unen para demandar a los gobiernos que adopten el marco legal internacional contra el cambio climático sobre la base del Convenio del Protocolo de Kyoto.

El medio ambiente lo necesita. El mundo de los negocios quiere una situación económica que evite la confusión de las diferentes implementaciones nacionales. Y ambos quieren que los gobiernos hagan algo, tanto es así que el gigante petrolero BP y Greenpeace fueron capaces de compartir una plataforma para demandarlo. "Compartir plataformas es algo que hacemos literalmente y figurativamente", dijo Charles C. Nicholson, señor Advisor de BP, refiriéndose a la ocupación por parte de Greenpeace en 1997 de la plataforma petrolífera Stenna Dee del Mar del Norte.

Steve Sawyer, director de Unidad de Política climática, respondió que también Greenpeace estaba contento de compartir diferentes plataformas y prometió que, a diferencia de BP, "no llamaré a la policía, ni emprenderé una demanda civil ni trataré de congelar sus cuentas bancarias".

Tanto Greenpeace como WBCSD enfatizaron que no pueden dejar de lado todas sus diferencias. "Esto no es una fusión", dijo Bjorn Stigson, presidente de WBCSD. Y Nicholson dejo claro que "por supuesto continuarán nuestras diferencias sobre muchos puntos y lo que significan, pero si continuamos dando vueltas a esos puntos nunca haremos ningún progreso".

Chris Boyd, Vicepresidente para medio Ambiente y Relaciones públicas de LaFarge, dijo que su compañía y todas aquellas que eran partidarias activas contra el cambio climático estaban preocupadas para que los gobiernos reaccionasen: "Tenemos que reflexionar, si no hay progreso en un marco global, ¿quién sufrirá más? Serán las compañías proactivas", indicó.

Greenpeace es bien conocida por sus campañas contra algunas de las compañías que son miembros del Consejo Mundial de Empresas para el Desarrollo Sostenible (WBCSD).

En cambio, el WBCSD se conoce por su cercanía a favor del libre comercio para resolver los problemas ambientales, incluyendo medidas voluntarias que difieren radicalmente de la posición de Greenpeace. La Administración Bush, en particular, ha basado su negativa al Protocolo de Kyoto en base a que favorecer a la industria, y declara que los objetivos demandados por los activistas nunca serán aceptados por la industria.

Remi Parmentier hizo notar que Greenpeace continuará estando en desacuerdo con muchas de las compañías que pertenecen al WBCSD: “Continuaremos haciendo campañas en contra de ellas y subirán activistas a sus chimeneas y oleoductos. Ellos continuarán llamando a la policía cuando estemos demasiado cerca, pero como grupo de propuesta, podemos encontrar un punto en común”.

En la declaración conjunta, los dos adversarios dijeron: "compartimos el punto de vista de que las señales frecuentemente contradictorias de los gobiernos sobre el medio ambiente, especialmente sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, está creando una política medioambiental que no es favorable para las empresas, ni por supuesto para el futuro de la humanidad".

"Aparcamos nuestras diferencias momentáneamente y hacemos un llamamiento a los gobiernos de todo el planeta a que responsables y construyan un marco Internacional para combatir el cambio climático en base al Convenio Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas y su Protocolo de Kioto. Ambos estamos de acuerdo que éste es el primer paso" declararon Stigson y Parmentier.

Dr. Jose Goldemberg, secretario de para el Medio Ambiente del Estado de Sao Paolo, Brasil comentó la nueva resistencia que hay en la Cumbre para adoptar compromisos y calendarios para las energías renovables: "Si no se adoptan compromisos y calendario, no hay señales de los gobiernos. Y si no se manda una señal de los gobiernos, las empresas no actuarán".

Goldemberg hizo notar la importancia de la Cumbre sea muy clara respecto a esto: "las energías renovables son el enlace entre la pobreza y el medio ambiente" a lo que Sawyer asintió, y "esta Cumbre debe ser para arreglar cosas. No esperamos que los Jefes de Estado cojan todos los temas, pero necesitan mandar una señal de que están intentando cumplir con los compromisos que tomaron 10 años antes en Río" (Andrés Stein – Prensa Greenpeace Argentina).

DECLARACIÓN CONJUNTA DEL CONSEJO MUNDIAL DE EMPRESAS POR EL DESARROLLO SUSTENTABLE Y GREENPEACE

A través del proceso preparatorio de Johannesburgo, Greenpeace Internacional y el Consejo Mundial de Empresas por el Desarrollo Sustentable, a pesar de nuestras bien conocidas diferencias, nos hemos encontrado frustrados por una falta de voluntad y decisión política de los gobiernos para cumplir sus compromisos bajo los acuerdos de Río incluyendo la Agenda 21.

Ambos compartimos el punto de vista de que las señales mezcladas y a menudo contradictorias enviadas por los gobiernos sobre el medio ambiente, especialmente sobre reducción de emisiones de gases invernadero, están creando un ambiente político que no es bueno para los negocios ni, de hecho, para el futuro de la humanidad.

Dada la seriedad de los riesgos del cambio climático, y la necesidad de reducir emisiones de gases invernadero, estamos apartando nuestras diferencias sobre otros temas en esta ocasión y pedimos a los gobiernos que sean responsables y que construyan el marco internacional para afrontar el cambio climático sobre la base del Convenio Marco de la ONU sobre Cambio Climático y su Protocolo de Kioto. Ambos estamos de acuerdo en que éste es el primer paso esencial.

Al realizar este llamamiento conjunto antes de que los Jefes de Estado y de Gobierno se espere que lleguen aquí a Johannesburgo, estamos también pidiendo a los gobiernos que dejen aparte sus propias diferencias, y que cooperen más plenamente para hacer la meta de la reducción de gases invernadero una realidad.

Bjorn Stigson, Presidente, WBCSD.
Rémi Parmentier, Director de Estrategia Política, Greenpeace Internacional