Moscas, ratas y cucarachas reclaman una ciudad sucia y acusan de traición a los diputados porteños

Noticia - 2 noviembre, 2005
Volvieron a la Legislatura Porteña para frenar la Ley de Basura Cero que podría tener mañana dictamen favorable de la Comisión de Presupuesto lo que la dejaría lista para ser tratada en el recinto. Las alimañas acusan de traición a diputados que habían asegurado que "cajonearían" la ley después de las elecciones.

Protesta de Moscas, curachas y ratas en la Legislatura Porteña.

Las alimañas que se oponen a la sanción de la ley de "Basura Cero" volvieron hoy a la Legislatura porteña para intentar frenar el avance de la norma que busca reducir la cantidad de desechos que generan los porteños y promueve el reciclaje y la recuperación de los residuos sólidos urbanos.

Las ratas, moscas y cucarachas que aseguran que la ley atentará contra sus fuentes de trabajo criticaron a diputados que se habían comprometido a "cajonear el proyecto de ley" después de las elecciones.

"Nos mintieron, nos engañaron y ahora el proyecto está avanzando: mañana podría tener dictamen de las Comisiones de Presupuesto, de Ecología y Obras Públicas y después iría al recinto donde próximamente podría convertirse en ley", dijeron las ratas en un comunicado que difundieron en la puerta de la Legislatura.

Greenpeace, por su parte, denunció presiones y aprietes de parte de las alimañas y reclamó la urgente sanción de la ley, para reducir la cantidad de basura que producen los porteños y alejar definitivamente a las ratas de la Legislatura

"Se trata de una clara acción intimidatoria, una patoteada de estas alimañanas que no quieren perder sus negocios asociados a la basura. Esperamos ahora que los diputados cumplan con la palabra empeñada y aprueben el dictamen que abriría la puerta a la sanción de la ley", sostuvo Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace.

Las alimañas se "quejaron" de que con una Ley de "Basura Cero" los residuos ya no estarían todos mezclados en las bolsas, sino que la gente debería separar los materiales reciclables en origen y tampoco seguirían reproduciéndose los depósitos de residuos mezclados que suelen ser perfectos hogares para ellas.

Buenos Aires genera diariamente entre 4 y 5 mil toneladas de basura que se entierran en los predios de la CEAMSE (Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado) en el conurbano provocando no solamente la contaminación del aire, el suelo y el agua, sino también un enorme despilfarro de recursos.

"La Ley de Basura Cero plantea un cambio sustancial, disminuyendo la cantidad de basura enviada a los rellenos sanitarios en un 50 por ciento para el año 2012 y un 75% para el 2017, tomando como base los niveles enviados al CEAMSE durante el año 2003", sostuvo Villalonga.

"Para alcanzar estas metas, la ciudad deberá poner el acento en medidas que promuevan la prevención de la generación de residuos, la separación de ellos en los hogares, la recolección diferenciada y el reciclado y compostaje posterior", agregó Villalonga.

"Los legisladores están avanzando en el sentido correcto, promoviendo la sanción del proyecto de Ley "Basura Cero"; es hora de que la ciudad de Buenos Aires maneje sus residuos sólidos urbanos de manera sustentable, dejando en el pasado el modelo enterrador que genera contaminación y conflictos en el conurbano y el interior bonaerenses", dijo Villalonga. "Lo que estamos manifestando aquí a través de esta representación es que esta ley favorecerá al ambiente y a la creación de más trabajos dignos y los únicos que pueden alegrarse si este proyecto no se convierte en ley en las próximas semanas son las alimañas que habitan en los depósitos de residuos y las empresas que viven hoy del enterramiento masivo en los rellenos sanitarios".

El proyecto contempla una modificación estructural del enfoque del problema de los residuos sólidos urbanos y prevé un cronograma de reducción de las cantidades de residuos que se entierran en los rellenos sanitarios, con metas y plazos de cumplimiento obligatorio.

En el artículo primero del proyecto, se propone adoptar "como principio rector para la problemática de los residuos urbanos el modelo de 'Basura Cero'", una estrategia ya adoptada por numerosas ciudades en el mundo, que consiste "en la aplicación de programas integrados en un sistema global que incluye la maximización del tratamiento y reciclaje de los residuos, la disminución de los desechos domiciliarios e industriales y la fabricación de productos para ser reutilizados o reciclados".

Además, el proyecto prohibe la incineración como método de tratamiento de los residuos urbanos, al menos hasta que se haya alcanzado la meta del 75 por ciento de reducción de la basura que se vuelca a los rellenos sanitarios, prevista para 2017.

En rigor, la iniciativa se denomina "Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos" y adopta el concepto denominado de "Basura Cero" que, según la norma propuesta, es "el principio de reducción progresiva de la disposición final de los residuos sólidos urbanos, con plazos y metas concretas, por medio de la adopción de un conjunto de medidas orientadas a la reducción en la generación de residuos, la separación selectiva, la recuperación y el reciclado".