Nada para los pobres, nada para el clima: Bush y los petroleros arruinan los compromisos de energía renovable.

Noticia - 3 septiembre, 2002

Morsa en el flujo de hielo; tour de Greenpeace investigando los efectos del cambio climático. Tamaño: 1000x683. Peso: 198Kb.

La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de Johannesburgo pasará a la historia como la oportunidad perdida para proporcionar energía a 2.000 millones de personas en el planeta que no tienen acceso a servicios energéticos básicos, y como la barrera que impidió la revolución de las energías renovables, tan necesaria para combatir la pobreza y el cambio climático.

Estados Unidos, Arabia Saudita, Japón, Canadá y Australia abandonaron el centro de Convenciones Sandton con la seguridad de haber protegido los intereses de sus compañías petroleras, mientras que Brasil, Noruega, Nueva Zelanda, Suiza, Islandia y algunos miembros de la Unión Europea expresaron su decepción ante la falta de compromisos energéticos.

“Después de un año de debate, la parte de energía de la Cumbre de Johannesburgo ni siquiera representa un paso adelante. El Plan de Acción apenas es un plan y apenas contiene acción”, declaró Steve Sawyer, director de Política Climática de Greenpeace. “Ahora tenemos que promover una ‘coalición de voluntarios’, unir a aquellos países que quieren desarrollar un futuro energéticamente sostenible para sus ciudadanos”, agregó.

“Las palabras de preocupación ante la situación de pobreza y los impactos del cambio climático se han quedado en el tintero”, ha expresado Sawyer. “El plan energético de Bush para esta Cumbre consistía en bloquear cualquier acuerdo sobre energías renovables ya que estos habrían perjudicado a las compañías petroleras de su país, el más contaminante del planeta.”

El apartado de energía del Plan de Acción, tal y como está acordado:

+ No contempla nada sobre proporcionar energía renovable a 2.000 millones de personas que no tienen acceso a fuentes seguras de energía.

+ No tiene objetivos ni calendarios de ninguna clase para expandir las energías renovables.

+ No contempla la reducción masiva de los subsidios a la industria de los combustibles fósiles (280.000 millones de € anuales) que continúan manteniendo su dominio en el mix energético global.

+ Solamente repite acuerdos firmados e incumplidos varios años antes.