Nuevo riesgo de los cultivos transgénicos: Ahora para los inversores de Monsanto

Noticia - 29 abril, 2003
Un análisis financiero predice mala performance financiera en el corto y mediano plazo para la gigante de la industria de los transgénicos. La multinacional recibió la peor calificación posible por parte de la consultora Innovest Strategic

La gigante semillera multinacional Monsanto ha recibido la peor calificación posible (triple C) en cuanto manejo ambiental y estratégico por parte de la consultora global sobre inversiones y ambiente, Innovest Strategic Value Advisors. El informe de Innovest, “Monsanto e Ingeniería Genética: Riesgos para los Inversores”, encargado por Greenpeace, se presentó en el Harvard Club de Nueva York.

El informe, que llega escasos días antes de la asamblea anual general, advierte a los accionistas y posibles inversores que Monsanto se encuentra “por arriba del promedio de exposición / riesgo, con una gestión menos sofisticada que sus pares". Los analistas de Innovest predicen que “[Monsanto] probablemente tenga una pobre performance en el Mercado para el próximo mediano y largo plazo”.

Monsanto sufrió pérdidas por $ 1.700 millones de dólares en el 2002 y ha fallado en la apertura de nuevos mercados para sus controvertidos productos transgénicos. A pesar de esto, continúa insistiendo con su errónea estrategia de apostar a una rápida y generalizada aceptación global de los alimentos transgénicos. Lo que aguarda tras la puerta es el trigo transgénico, que ya está siendo boicoteado en los mercados clave tanto por los productores agropecuarios como por la industria alimenticia, y todo esto incluso antes de su aprobación.

"Mientras las pérdidas del año pasado llevaron a un cambio en la directiva de la compañía, ésta no ha modificado su estrategia. Si Monsanto no toma medidas para mitigar estos riesgos financieros, se
encontrarán con más pérdidas en las inversiones", dijo Frank Dixon, Director de gestión de Innovest Strategic Value Advisors.

“El riesgo de fuertes pérdidas financieras debidas a la contaminación genética o fallas en la tecnología, junto con el sostenido rechazo a los
alimentos transgénicos por parte de los distintos mercados, hacen de Monsanto una inversión pobre”, agregó.

En el análisis de mercados clave de la multinacional Monsanto, Innovest subraya la falta de aprobaciones regulatorias y la dura oposición de los consumidores que continúan bloqueando los cultivos transgénicos de la compañía. Los productos transgénicos constituyen uno de los más rechazados de la historia a nivel mundial, y los mayores países importadores de alimentos como China, Japón y Korea han seguido la restrictiva tendencia europea. En los Estados Unidos, el 90% de los consumidores demandan ahora el etiquetado de transgénicos y una gran cantidad los evitaría si tuviera la opción.

El análisis de Innovest sobre los riesgos y las responsabilidades asociadas al negocio de los transgénicos de Monsanto presta especial atención a la contaminación genética, que es inevitable. En referencia al ejemplo del escándalo del maíz Starlink, en el 2000, en el que la compañía Aventis perdió 1.000 millones de dólares, Innovest estimó que el potencial de caída financiera de Monsanto ante un “escenario StarLink” sería de $3.83 por acción.

”En la Argentina, en términos vulgares, Monsanto ha mostrado la hilacha. Las relativamente nuevas plantas de producción de Round Up dejan ver el verdadero interés de la compañía. Sin embargo, hoy el glifosato es comercializado a modo de "genérico". Por otra parte, ya existen malezas resistentes a este herbicidas, lo que demuestra la vulnerabilidad del paquete tecnológico (soja RR más RoundUp o glifosato) que Monsanto introdujo en Argentina a partir de 1996”, dijo Daniela Montalto, de Greenpeace Argentina.

"La gallina de los huevos de oro de Monsanto reside en el negocio de los agroquímicos, pero el año pasado, 24% de caída en las ventas de Roun-up y otros herbicidas no selectivos dejaron a la compañia vulnerable y desesperada. Monsanto parece cavar su propia tumba con su estrategia sobre transgénicos" dijo por su parte el especialista en mercados globales de Greenpeace Internacional, Lindsay Keenan.