Protesta de Greenpeace contra los desmontes María Julia “vuelve” a medio ambiente y le da vía libre a los destructores del bosque nativo

Noticia - 1 julio, 2004
Los ambientalistas sostienen que nada ha cambiado en materia de protección de bosques en la Argentina y denuncian que el ministro de Salud y Medio Ambiente, Ginés González García, actúa igual que María Julia Alsogaray.

Protesta de Greenpeace contra los desmontes María Julia “vuelve” a medio ambiente y le da vía libre a los destructores del bosque nativo.

Greenpeace realizó hoy una protesta frente al Ministerio de Salud y Medio Ambiente para reclamar que el titular del área, Ginés Gonzalez García, se involucre activamente en los casos de la venta de una Reserva Natural en Salta, y de los desmontes masivos que se están realizando sobre los últimos bosques nativos del país.

Con una decena de activistas disfrazadas de Maria Julia Alsogaray, Greenpeace colocó un cartel con la leyenda "BOSQUES EN PELIGRO ¿VOLVIO MARIA JULIA? y sostuvo que el gobierno nacional hace tres meses no responde un pedido urgente de la entidad por el caso de la Reserva de Pizarro, en Salta, y denunció su inacción ante la depradación del bosque nativo por el avance del monocultivo de soja principalmente.

"A mi no me compete, solía ser la frase que reiteradamente pronunciaba María Julia Alsogaray durante los noventa ante los reclamos ambientalistas que llegaban a su despacho. Amparándose en la falta de jurisdicción el gobierno nacional sigue como entonces, adoptando una actitud pasiva frente a la aguda crisis ambiental y social que provocan los desmontes. Pelando nuestros últimos bosques y desalojando muchas familias campesinas y aborígenes de los lugares donde viven", declaró Emiliano Ezcurra, coordinador de la campaña de biodiversidad de Greenpeace.

El pasado día 12 de marzo Greenpeace hizo saber al Secretario del Medio Ambiente de la Nación sobre el caso de Pizarro, al no recibir respuesta envió una carta a su superior el 12 de mayo. De está última tampoco hubo respuesta. La semana pasada ante una reunión entre funcionarios del área, el representante del Centro Vecinal de Pizarro y Greenpeace, resonó nuevamente la frase de la polifuncionaria menemista, "no tenemos competencia."

La Reserva de Pizarro es el caso más emblemático de los desmontes que se están sucediendo con notable rapidez sobre los últimos quebrachales, la selva de yungas y la selva paranaense debido a que se trata de un área que en 1995 había sido consagrada como Reserva. Greenpeace, la Fundación Vida Silvestre Argentina y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales han presentado un recurso de amparo ante la justicia salteña para impedir su venta y recuperarla como Reserva, luego de que el gobernador Romero decierda venderla.

La Universidad Nacional de Salta también emitió un comunicado repudiando la venta de esos lotes de la Reserva conocidos como lotes 32 y 33. El próximo jueves en el centro de Salta capital habrá un marcha que partirá del Cabildo histórico a las 11 de la mañana para repudiar la decisión del gobernador Romero.

"La Nación puede y debe tomar cartas en el asunto y cambiar la postura que inauguró Maria Julia de no intervención, solo se trata de voluntad política el que eso ocurra", concluyó Ezcurra.