Escaladores de Greenpeace persisten en el bloqueo del buque de Shell con destino al Ártico

Llevan más de 30 horas colgados de un puente en Oregón, Estados Unidos

Comunicado de prensa - 30 julio, 2015
Veintiséis activistas estadounidenses impiden desde la mañana de ayer que el “MSV Fennica” abandone el puerto de Portland. Sin este rompehielos, la flota de perforación de Shell no puede empezar a trabajar en busca de petróleo en el Mar de Chukchi.

Fotos en: http://fotos.greenpeace.org.ar/Prensa/?dir=20150730+Portland+vs+Shell

Cámara de activista transmitiendo en vivo:  

https://www.periscope.tv/w/aIk9qDI1NTQ4OTB8NDk2ODQ4NzgHxbGjNIC-BflDuWw9Y5yug0SD0ibkhYZxLcvZcEU8mw==

Internacional –Veintiséis activistas de Greenpeace Estados Unidos bloquean desde la mañana de ayer la partida del rompehielos de Shell “MSV Fennica” desde el puerto de Portland, en Oregón, con destino al Ártico. Trece de ellos permanecen colgados del puente San Jorge y, de ese modo, impiden que la nave avance para sumarse a la flota de perforación de Shell. Sin este buque, la compañía no puede empezar a realizar perforaciones con la profundidad suficiente para buscar petróleo en el Mar de Chukchi. La medida de la ONG no impide la libre circulación de otras embarcaciones.  

La temporada de perforación en el Ártico termina a fines de septiembre, por lo que cada hora cuenta, y los activistas de Greenpeace tienen suficientes suministros para resistir durante varios días. Desde las alturas, exhibieron carteles individuales con las leyendas "#ShellNo", "Salvá el Ártico", y "Presidente Obama, última chance de decir #ShellNo", para reclamar a la administración estadounidense que cancele los permisos concedidos a la petrolera para perforar el Ártico de forma inmediata.

Hernán Nadal, director de Comunicaciones de Greenpeace Andino dijo: "Cada segundo que detenemos a Shell cuenta. Esta es la última oportunidad para que el presidente Barack Obama despierte y se dé cuenta del desastre que podría ocurrir. Todavía hay tiempo para que cancele los permisos de Shell para perforar el Ártico, demostrando el tipo de líder climático que puede ser".

Los 26 activistas en Portland son parte de un movimiento mundial formado por más de 7 millones de personas que buscan mantener a Shell fuera del Ártico. La empresa viene enfrentando, además, una fuerte presión pública. En junio, activistas en kayaks formaron un bloqueo alrededor de la plataforma de perforación Polar Pioneer cuando ésta partía desde el puerto de Seattle con destino a Alaska. 

El Ártico es hogar de 13 millones de personas pertenecientes a comunidades indígenas y de una increíble y diversa vida silvestre, además de una región fundamental para el equilibrio climático. Cualquier desbarajuste en su ecosistema podría acelerar el calentamiento global, con efectos devastadores para el planeta entero. La administración de Obama habló en su momento de un 75 por ciento de probabilidades de que se produzca un derrame masivo si Shell concreta su actividad en el Mar de Chukchi. 

LOS ANTECEDENTES

En mayo pasado el Gobierno de Obama aprobó el plan de Shell para perforar el Ártico en busca de petróleo. Desde que ese permiso fue concedido, dos plataformas petroleras de la empresa, la Polar Pioneer y la Noble Discoverer, no superaron las inspecciones de rutina. 

El rompehielos Fennica había resultado dañado en la costa de Dutch Harbor, Alaska, sufriendo una rotura de un metro de largo en su casco. Por ese motivo se encontraba en Portland, para ser reparado. Por otra parte, la administración de Obama solicitó la semana pasada el arreglo de una pieza fundamental de la embarcación, antes de que la empresa pueda realizar perforaciones en profundidad para buscar petróleo.

 

Contactos para más información:

Hernán Nadal, director de Comunicaciones de Greenpeace (011) 6413.7534

Mariana Ciaschini, Prensa de Greenpeace (011)  3304.3316

Danae Tzicas, Prensa de Greenpeace (011) 3761.2961