Escaladores de Greenpeace suben a plataforma petrolifera en el Artico para pedir su plan de contingencia ante vertidos

Greenpeace advierte que sería imposible restablecer el ecosistema Ártico tras un vertido de petróleo en sus aguas. Entre los activistas hay una argentina presa.

Comunicado de prensa - 5 junio, 2011
Dieciocho activistas de Greenpeace, entre ellos la argentina Ana Carla Martinez Lonatz de 34 años, han escalado esta mañana la controvertida plataforma petrolífera Leiv Eiriksson situada, en estos momentos, a 180 kilómetros frente a las costas de Groenlandia y preparada para empezar a perforar en los fondos del mar de Groenlandia en busca de petróleo. Los activistas se enfrentaron al mar a temperaturas bajo cero para subir las enormes patas de la plataforma, luego se dirigieron a la cabina del responsable de perforación para solicitar una copia del plan de contingencias ante vertidos de petróleo de la plataforma.

La compañía titular de la plataforma, Cairn Energy, con sede en Edimburgo, se ha negado a publicar el plan, lo cual, recuerda Greenpeace, va contra todas las normas de la industria. La organización ecologista ha solicitado reiteradas veces este documento, incluso en una visita a la sede de la compañía el mes pasado para pedir su publicación.

A las 5h de esta mañana cinco lanchas salieron desde el barco de Greenpeace Esperanza y llevaron a la delegación de la organización ecologista a la Leiv Eiriksson, evitando el buque de guerra de la marina danesa que ha estado acompañando a la plataforma desde hace una semana. Posteriormente, el equipo subió las escaleras a la cubierta de los alojamientos y se comunicaron por radio con el Esperanza para decir que se dirigían a hablar con el responsable de perforación de la plataforma.

Para garantizar que la delegación llegase a la plataforma, el Esperanza se acercó al borde de la zona de exclusión de 500 metros impuesta por la marina danesa alrededor de la plataforma, tras la acción realizada por Greenpeace la semana pasada.

Antes de subir a la plataforma, Ben Ayliffe, responsable de la campaña de petróleo de Greenpeace Internacional declaraba: "Cairn Energy está ocultando su plan de respuesta ante vertidos de hidrocarburos así que vamos directamente al sitio donde debería haber una copia del mismo. Es obvio el porqué Cairn no quiere decir públicamente cómo va a limpiar un vertido de petróleo del tipo del de BP aquí en el Ártico. Es porqué simplemente no se puede hacer. Los expertos dicen que a causa de las temperaturas bajo cero y de la ubicación tan remota, un vertido en aguas profundas en este ambiente tan impresionante supondría un desastre irreversible. Si se publicase el plan, quedarían al descubierto los peligros que conlleva invertir en una empresa de alto riesgo. Tenemos que detener la fiebre del petróleo del Ártico".

Cairn alega que las autoridades de Groenlandia no le permitirían publicar el plan de contingencias, pero los asesores jurídicos de Greenpeace aseguran que Cairn podría fácilmente publicarlo si quisiera, en cuanto es la práctica usual de la industria.

La semana pasada dos activistas impidieron la perforación de petróleo durante cuatro días por vivir en una cápsula de supervivencia ártica suspendida de la base de la Leiv Eiriksson. Fueron arrestados por los escaladores de la policía la noche del miércoles. Poco antes de ser arrestados llamaron a los teléfonos móviles de dos ejecutivos de Cairn para exigir la publicación del plan de respuesta ante vertidos. Además, 30.000 simpatizantes de Greenpeace han enviado por correo electrónico a Cairn Energy la misma petición.

Incluso sin un accidente Cairn ha admitido que la operación de perforación conllevará que al menos 9.000 toneladas de sustancias químicas tóxicas se viertan directamente en las aguas del estrecho de Davis - incluyendo 180 toneladas de sustancias químicas en Lista Roja (más que todas las operaciones de perforación de petróleo anuales en Noruega y Dinamarca juntas). La empresa también ha reconocido que tardará décadas antes de Groenlandia pueda recibir un flujo sustancial de dinero derivado de estas perforaciones. Mientras, las operaciones de Cairn plantean una amenaza inmediata para la pesca de la región, que representa el 88% de la economía de exportación de la isla.

El área donde tiene la intención de perforar Cairn es conocido como "Pasillo de los Icebergs". La empresa tiene intención de remolcar icebergs para desviarlos de la trayectoria del equipo de perforación o utilizar cañones de agua que eviten posibles colisiones. Si los icebergs son demasiado grandes la compañía ha admitido que tendrá que mover la propia plataforma. El año pasado, una isla de 260 kilómetros cuadrados de hielo se desprendió del glaciar de Petermann, al norte de la zona conocida como “Iceberg Alley”. La región, además, es famosa por su población de narvales.

Los abogados de Cairn han pedido abrir un procedimiento judicial contra Greenpeace reclamando que la protesta de esta semana, en la que los activistas resistieron en un campamento de supervivencia en la plataforma paró la operación de la misma. Aseguran que cada día que la plataforma no puede perforar cuesta a la empresa 4 millones de dólares. De ganar este procedimiento, significaría que Greenpeace se vería obligada a pagar 2 millones de euros de multa por cada día que los activistas impiden el trabajo de la Leiv Eiriksson. La Justicia holandesa celebrará una vista oral el lunes sobre este caso.

La Leiv Eiriksson es una de las dos únicas plataformas de perforación que operan cerca de la costa de Groenlandia. Los gigantes del petróleo mundial ven la plataforma de Cairn con mucho interés. Si descubriera petróleo este verano, también Exxon, Chevron y las otras grandes compañías que ya han adquirido licencias al gobierno de Groenlandia, comenzarán a perforar en la zona y se desatará la fiebre por el petróleo del Ártico.

Documentos confidenciales del Gobierno británico publicados el pasado mes muestran que los expertos creen que un vertido de petróleo en el Ártico sería casi imposible limpiar.

NOTAS
Documento informativo sobre los riesgos de perforar en el Ártico
http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/cambio_climatico/riesgos-exploracion-petrolifera-artico.pdf

Documento informativo sobre la empresa Cairn Energy
http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/cambio_climatico/dossier-cairn-energy.pdf

Documentos confidenciales del Gobierno británico en los que se revelaba el pasado mes que los expertos creen que un vertido en el Ártico sería casi imposible de limpiar.
http://www.guardian.co.uk/environment/2011/may/24/danish-commandoes-greenpeace-arctic-oil

Las acciones de Cairn cayeron de forma pronunciada el martes. Los medios atribuyeron la caída a la presencia de Greenpeace y las acciones continuaron descendiendo según avanzó la semana:
http://www.thisislondon.co.uk/markets/article-23955081-cairn-catches-a-cold-in-wake-of-arctic-rig-stunt-by-greenpeace.do


Disponibles vídeo y fotografías

http://photo.greenpeace.org/GPI/C.aspx?VP3=ViewBox&STID=27MZIFIITJW8&IT=ThumbImage01_VForm&CT=Story


http://photo.greenpeace.org/GPI/C.aspx?VP3=ViewBox_VPage&ALID=27MZIFI8RTJ9&CT=Album

Para más información:


•    Sara Pizzinato, responsable de campaña de Cambio Climático y Petróleo, 638 10 17 33
•    Prensa de Greenpeace International 24-horas +31 20 718 2470 (servicio en castellano durante este fin de semana)
•    Contactar con el barco Esperanza +47 5140 7986 / 7 / 8

Contacto de prensa (Argentina):

+ Nicolás Barderi 54 911 3813-8731
+ Sol Gosetti 54 911 3226-2600