Greenpeace demanda en el día Internacional del Agua por la total recomposición del Riachuelo.

Comunicado de prensa - 22 marzo, 2011
Buenos Aires - El cuidado del agua, un recurso finito, debe ser prioritario en la agenda de los gobiernos. El saneamiento de la cuenca Riachuelo, un área que afecta a más de 5 millones de habitantes, no puede esperar más. Es urgente implementar una real política de Estado que lleve a su total recomposición.

El agua dulce es un recurso finito, vital para el ser humano y esencial para el desarrollo social y económico. Según  Naciones Unidas son 800 millones de personas las que carecen de acceso al agua potable, mientras que en las regiones donde existe mayor disponibilidad del recurso se malgasta o no se cuida.  Si bien América del Sur, globalmente, cuenta con un significativo sistema hídrico, posee diversos problemas de acceso al recurso por falta de infraestructura y procesos de contaminación, mal manejo y uso desmedido que lo pone en riesgo.

Recientemente la ONU, con motivo de celebrarse el Día Mundial de Agua, apremió a los gobiernos a reconocer la crisis del agua en las áreas urbanas como un problema de gestión, de políticas débiles y de mala administración, más que de escasez . Según los ambientalistas dichas declaraciones no pueden ser ajenas a la actual gestión de ACUMAR (Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo) para el saneamiento del Riachuelo, que a 33 meses de la histórica sentencia de la Corte que ordenó al Estado Nacional, al provincial y al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a sanear la cuenca, no ha logrado avances que se traduzcan en mejoras en el territorio.

Greenpeace señaló que, a más de 2 años y medio del fallo, no se han implementado políticas en toda la Cuenca que contengan metas y plazos concretos. Además, resulta preocupante la debilidad de la política de control industrial implementada, una de las aristas fundamentales para la recomposición del Riachuelo, dado que el sector industrial es gran responsable de la degradación de la Cuenca.  “Los parámetros  establecidos por ACUMAR para la calidad de agua, como así también para el control industrial, no apuntan al cese de los vertidos contaminantes, por lo cual si se mantienen estos parámetros no será posible una recomposición ambiental ni siquiera a largo plazo.” manifestó Consuelo Bilbao coordinadora de la Campaña Riachuelo.

Si bien los ambientalistas reconocen algunos avances en la limpieza de márgenes, remoción de buques, y liberación de la línea costera, concluyeron que es imperioso implementar un plan de saneamiento para el Riachuelo con objetivos de máxima calidad ambiental.

Greenpeace reclama de manera urgente la implementación de un Registro Público Único de Sustancias Peligrosas para todas las industrias de la Cuenca, como herramienta para la definición de una línea de base que permita establecer metas progresivas concretas de reducción de los contaminantes industriales con el objetivo de llegar a cero vertido de sustancias contaminantes para el año 2020.

Nota:

(1)- 18 de marzo de 2011, Agua: ONU urge a reconocer crisis en zonas urbanas en http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?newsID=20520&criteria1=agua&criteria2=Ban

Contactos para más información:

+ Consuelo Bilbao, Campaña de Riachuelo de Greenpeace, al (011)  15.6423.3624
+ Felix Cariboni, Campaña de Riachuelo de Greenpeace, al (011) 15.3304.3312
+ Gonzalo Girolami, jefe de Prensa de Greepeace, al (011) 15 3338 3961
+ Nicolás Barderi, Coordinador de Prensa de Greenpeace al (011) 15.5.560.6047