Greenpeace: productores e importadores deben hacerse cargo de las pilas

Comunicado de prensa - 6 mayo, 2010
Buenos Aires, 6 de mayo 2010- Greenpeace reclamó hoy que los productores e importadores sean responsables por la gestión final de todas las pilas y baterías una vez terminada su vida útil. La organización ambientalista demanda el urgente tratamiento del proyecto de ley de basura electrónica que se encuentra en el Senado de la Nación.

La organización ambientalista Greenpeace declaró hoy que son los productores e importadores quienes deben ser responsables de la gestión de las  pilas y baterías descartadas. Greenpeace exigió además el tratamiento del proyecto de ley de basura electrónica que se encuentra demorado en el Senado, que dispone la Responsabilidad Extendida del Productor.

Las pilas forman parte de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, cuya metodología de gestión se establece en el proyecto de ley de Presupuestos Mínimos de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos presentado en la comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado nacional. El proyecto establece la ampliación del alcance de las responsabilidades de cada uno de los productores -aquellos que colocan productos en el mercado- a la etapa de post consumo, particularmente respecto de la responsabilidad legal y financiera sobre la gestión de los residuos que derivan de sus propios productos.

“El proyecto de ley de basura electrónica fue presentado dos veces, la primera en 2008, pero por falta de tratamiento perdió estado parlamentario; hace unas semanas el proyecto fue presentado nuevamente. Es muy importante que los senadores comprendan la urgencia en la solución de este problema creciente. Las 10 toneladas de pilas recolectadas por el Gobierno de la Ciudad que aún hoy tienen destino incierto son una muestra de ello”, señaló María Eugenia Testa, Directora Política de Greenpeace.

El proyecto de ley establece además el cobro de un aporte anticipado por cada  productor y por cada producto que se coloca en el mercado, para contar de antemano con el presupuesto necesario para la correcta gestión de estos residuos exigido por la ley. Además crea un ente mixto que tiene como objetivo planificar, proyectar y ejecutar, las actividades de recolección, recuperación, transporte, tratamiento y disposición final de este tipo de residuos considerando el siguiente orden de prioridades: reutilización, reciclado, otros métodos de valorización,  disposición final ambientalmente responsable, en caso de ser necesario.

“Es necesario remarcar que más allá de la disminución o la ausencia de mercurio, los residuos de pilas y baterías no son inocuos. Estos artefactos tienen diferentes niveles de toxicidad por eso ninguna pila debe ser tirada a la basura, es urgente y necesario separarlas del flujo de los residuos domiciliarios comunes”, señaló Yanina Rullo de la Campaña contra la Contaminación de Greenpeace. “Todas las pilas pueden ser recicladas con recuperación de materiales valiosos. Existiendo la posibilidad, deben ser recicladas donde se disponga la tecnología adecuada para hacerlo. Hoy en día existen algunos operadores en nuestro país que están exportando baterías para su reciclado fuera del país”, agregó Rullo.

En otros países ya se ha implementado la Responsabilidad Extendida del Productor para las pilas y baterías y para los demás residuos eléctricos y electrónicos. La Directiva Europea 2006/66/UE establece las normas de la puesta en el mercado de las pilas y baterías y en particular la prohibición de sustancias tóxicas en la fabricación de estos productos. Por otro lado instaura las normas específicas de recolección, tratamiento y reciclado de pilas y baterías. La Directiva 2002/96/CE hace lo mismo con los demás residuos electrónicos. Por otro lado, en varios estados de Estados Unidos y en Canadá se ha establecido la recolección diferenciada, gestión y reciclado de todas las clases de pilas y baterías incluidas en, por ejemplo la Universal Waste Rules en California o el Rechargeable Battery Recycling Program (RBRC) en Canadá.

“Es imprescindible dar hoy una solución a la gestión de los residuos electrónicos que son la fracción de los residuos domiciliarios que más rápido están creciendo. La particularidad de estos es que son mucho más tóxicos que los residuos comunes. Hoy existe la posibilidad de encontrar la mejor forma de gestión de esta clase de basura, pero está demorada en el Senado”, señaló Testa.

Las pilas y baterías contienen cadmio, litio, níquel, plomo, dióxido de manganeso y en muchos casos siguen conteniendo mercurio, todos compuestos altamente tóxicos y que ocasionan graves impactos en la salud de las personas.


Contactos para mayor información:

+ María Eugenia Testa, directora Política de Greenpeace: (011) 15.6413.7546
+ Yanina Rullo