La gasificación de residuos urbanos supone más riesgos al ambiente y la salud que la incineración convencional

Comunicado de prensa - 2 septiembre, 2010
Córdoba, 2 de septiembre de 2010. Greenpeace señaló hoy que las tecnologías alternativas a la incineración convencional, como la gasificación y la pirólisis, representan un mayor riesgo que la incineración de quema masiva de residuos urbanos. En los últimos años no han logrado convertirse en una opción viable debido a numerosos problemas, tales como fallas técnicas, emisiones de sustancias tóxicas y baja eficiencia energética, entre otros.

La organización ambientalista manifestó que tecnologías como la gasificación que se está evaluando en la provincia de Córdoba para el tratamiento de residuos urbanos (RSU), no han sido suficientemente probadas en el mundo y, en muchos casos, han generado riesgos para la salud y el medio ambiente.

En la actualidad se están promocionando nuevas tecnologías para obtener energía a partir de los residuos sólidos urbanos, frente a los rechazos de las comunidades ante la tecnología más conocida, la incineración con recuperación de energía. Si bien algunas de ellas se utilizan con carbón o petróleo desde hace décadas (1), es muy poco lo que se ha logrado en materia de residuos, según se analiza en el informe “Nuevas tecnologías para el tratamiento de residuos urbanos: viejos riesgos y ninguna solución” (2) publicado por Greenpeace.

En el caso de los RSU, son pocas las plantas que operan comercialmente a escalas significativas, por las dificultades que plantea la heterogeneidad y variabilidad de los residuos urbanos, que son una mezcla de plásticos, papel, restos de alimentos, metales, vidrios, residuos peligrosos domiciliarios, material electrónico, entre otros. De acuerdo a los ambientalistas, a diferencia de los residuos homogéneos u orgánicos, esta variabilidad complejiza y obstaculiza el buen funcionamiento de estas plantas.
 
“Resulta preocupante que en la provincia de Córdoba se evalúen estas tecnologías para el tratamiento de residuos urbanos que no han funcionado en la mayoría de los casos. En los últimos años, numerosos proyectos fueron rechazados en países como Estados Unidos y varias plantas en Alemania, por ejemplo, han tenido grandes fracasos” señaló Lorena Pujó, integrante de la campaña contra la Contaminación de Greenpeace.

En distintos países existen varios proyectos en estudio, plantas piloto y una intensa campaña por parte de empresas del sector a favor de este tipo de instalaciones, pero la mayor parte de los datos disponibles sobre las ventajas ha sido muy difícil de comprobar. La mayoría de las plantas de incineración con recuperación de energía, por ejemplo, en Europa, son convencionales, con los perjuicios al ambiente y la salud conocidos. 

“La gestión de los residuos municipales debe pensarse en el mediano y largo plazo, adoptando modelos que no afecten el ambiente y la salud de la población. La incineración convencional o por etapas no es la solución a las necesidades energéticas ni a los problemas actuales de gestión de residuos, ya sean basurales a cielo abierto o rellenos sanitarios”, concluyó Pujó.

Para Greenpeace, la solución adecuada en términos sociales, ambientales y económicos, es la formulación de políticas y la implementación de programas de Basura Cero, que apuntan a lograr la reducción y el reciclado de residuos. A esto se debe sumar la sanción de leyes que contemplen el principio de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que determina la responsabilidad de los fabricantes e importadores de diversos productos en todas las etapas de producción hasta el final de su vida útil e impulsa el ecodiseño y el reciclado

Notas:
(1) Bajo ciertas condiciones estas tecnologías serían una opción viable para  el tratamiento de residuos lignocelulósicos, como desechos forestales, para obtener diferentes tipos de biocombustibles

(2) Ver el informe: Nuevas tecnologías para el tratamiento de residuos urbanos: viejos riesgos y ninguna solución.

Contactos para más información:
Lorena Pujó, campaña contra la contaminación de Greenpeace, al (011) 15.3304.3323
Gonzalo Girolami, jefe de Prensa de Greenpeace, al (011) 15.3338.3961
Mariana Ciaschini, coordinadora de Prensa de Greenpeace, al (011) 15.6971.2695