Hoy es el Día de los Océanos y nos parece una gran oportunidad para contarte cuáles son las principales amenazas para ellos. ¿Sabías que estas enormes masas de agua cubren una gran superficie de la Tierra, le dan refugio a muchas especies, generan más de la mitad del oxígeno que respiramos y regulan el clima? El problema es que la sobrepesca, la contaminación, la extracción de recursos y el cambio climático los están destruyendo. Lee la nota completa, al final te contamos qué puedes hacer para defenderlos.

Sobrepesca: Los mares y océanos del mundo están en crisis debido a la sobreexplotación de los productos pesqueros. Cada año es menor la cuota de captura de las especies que más consumimos y esto se debe a que no se permite la adecuada recuperación de las poblaciones de pescados y mariscos. Los océanos no pueden soportar el ritmo actual de pesca. Para garantizar el futuro de la biodiversidad marina y de quienes dependen de este recurso debemos apostar por un modelo de pesca sostenible. Una pesquería sostenible es aquella que puede mantenerse de forma indefinida sin comprometer la viabilidad de la población de la especie objetivo y sin ejercer un impacto negativo sobre otras especies dentro del ecosistema, incluidos las personas.

Si bien la complejidad y escala de la actual crisis pesquera implican que no existe una solución simple y única, Greenpeace ha elaborado una serie de Principios para una Pesca Sostenible basados en el Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO. Lee más aquí.

Contaminación: uno de los principales problemas para nuestros océanos es la contaminación de plásticos y microplásticos. Este material está convirtiendo a nuestras aguas en un gran vertedero. Cada día termina en el mar el equivalente a 200 camiones llenos de plásticos. Esto envenena a la flora y la fauna de los océanos. Por eso, en todo el mundo estamos llevando adelante acciones para concientizar sobre esta situación y pedirle a los gobiernos que prohíban el uso de microplásticos. Aquí tienes más información sobre esta amenaza.

Extracción de recursos: nunca faltan quienes ven a los océanos como fuentes inagotables de recursos. Por ejemplo, en la Boca del Amazonas, en Brasil, hay empresas petroleras que quieren perforar para extraer petróleo. Y quieren hacerlo en justo en donde el Río Amazonas se une con el océano Atlántico, bien cerca de un arrecife de coral recién descubierto. ¿Puedes creerlo? Un derrame sería catastrófico para las especies del lugar y dañaría las aguas. Y este es solo uno de los tantos casos en el mundo. Aquí tienes más información sobre el tema.

Cambio climático: Los océanos no están a salvo del cambio climático. Este fenómeno hace que la temperatura del agua suba y que, entre otras cosas, los corales se blanqueen. ¿Qué significa? Que es como si los arrecifes de coral se cocinaran lentamente y van perdiendo su color. Esto pasa, por ejemplo, en Australia. Aquí encuentras más datos.

Hasta aquí fueron las amenazas y parecen todas malas noticias. Pero, si bien la situación es grave, desde Greenpeace estamos actuando en todo el mundo para defender a nuestros océanos y tú puedes ayudarnos. ¿Quieres saber cómo? Ingresa aquí.

También te puede interesar: ASÍ DEFENDEMOS LOS OCÉANOS EN EL MUNDO.