Arrestan a activistas de Greenpeace por protestar contra el carbón en Estados Unidos

Agrega un comentario
Noticia - 13 febrero, 2012
Estados Unidos, 13 de febrero de 2012- Dieciséis activistas de Greenpeace Estados Unidos fueron arrestados hoy luego de desplegar un cartel gigante en una central eléctrica de la empresa Progress Energy en Asheville, Carolina del Norte. La protesta había comenzado esta mañana con el fin de llamar la atención sobre el desastroso impacto que la polución y el carbón generados por la central están teniendo sobre las comunidades y el clima.

Greenpeace activists protesting the destruction and pollution caused by coal at the Progress Asheville Power Station hang with a banner at the plant February 13, 2012. Activists have secured themselves to the coal loader and conveyers, which will prevent coal from entering the facility.  The Progress Energy owned Asheville Power Station uses the most destructive form of coal mining, mountain top removal, which is flattening mountains across Appalachia. The plant produces 1,994 pounds of sulfur dioxide, 788 pounds of nitrogen oxides, and 2,629,243 tons of carbon dioxide. Its coal ash ponds are designated ‘high hazard’ by the EPA, meaning they are likely to kill people if they spill.  Photo by Les Stone/Greenpeace  #occupyduke

Al comenzar el día algunos activistas se ataron a un cargador de carbón y a una cinta transportadora para evitar que los materiales ingresaran a la planta. Once de ellos fueron arrestados. Otros se ocuparon de elevar a una bandera  a 400 metros del suelo con la leyenda "Duke Energy: El clima necesita un progreso real". Las compañías Progress Energy y Duke Energy son líderes en generación y distribución de electricidad en Estados Unidos y están prontas a fusionarse.

El reclamo de Greenpeace a la central de Asheville denuncia su utilización de carbón extraído desde la cima de las montañas, es decir, una de las formas más destructivas de minería que está destruyendo el paisaje de la región de los Apalaches. Cada año, la central emite casi dos mil libras de dióxido de azufre, cerca de ochocientas libras de óxido de nitrógeno y más de dos y medio millón de toneladas de dióxido de carbono.
 
Los estanques de cenizas de carbón de la planta son muy tóxicos y han sido designados como de “alta peligrosidad" por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, según sus silgas en inglés), es decir, que sería probable que, en caso de derrame, causaran la muerte de personas. Además, pruebas recientes revelaron la existencia de niveles elevados de metales pesados en las aguas subterráneas que están ubicadas cerca de los estanques.

"Es hora de enviar un mensaje claro a Duke y Progress. No  pueden seguir contaminando el aire, envenenando el agua, destruyendo montañas y agravando el cambio climático sólo para obtener un beneficio", declaró el activista y miembro de la campaña de Clima Robert Gardner. "Duke Energy tiene ahora una gran oportunidad para generar un cambio real en la modo en el que Estados Unidos crea energía girando hacia el camino de las energías limpias. En vez de hacerlo, está añadiendo a su flota plantas de carbón valoradas en más de cinco mil millones de dólares", continuó Gardner.


"Duke Energy tiene que gastar menos tiempo y dinero haciendo lobby con el gobierno y dedicar más esfuerzos a la sustentabilidad", concluyó Gardner.

Greenpeace reclama a Duke Energy que ponga fin a sus contratos para extraer carbón de la cima de las montañas, que al menos un tercio de la energía que ofrecen sea de fuentes renovables para el año 2020 y abandonar completamente el carbón para el 2030.

 

Categorías
No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Complete the fields below to leave a comment without registering
Atención: Los campos obligatorios están marcados con un asterisco (*).

info

Correo electrónico