Senadores, ¿cuántas muertes más necesitan para aprobar la prohibición?

Noticia - 7 junio, 2018
Bogotá, 7 de junio de 2018 .- Ayer por la noche el Senado debatió en primera plenaria del proyecto de ley Ana Cecilia Niño, que busca prohibir el uso y la comercialización del asbesto en toda Colombia. Tras una jornada legislativa marcada por la falta de quórum y los argumentos cruzados entre congresistas en contra y favor del uso de la sustancia tóxica, la ONG ambientalista insta al Senado a terminar de ponerse los pantalones y el próximo martes votar a favor del futuro de la salud de los colombianos de manera inmediata.

Greenpeace tras el aplazo de la votación del proyecto de ley Ana Cecilia Niño.

 

Entre medio de las exposiciones a favor de la aprobación del proyecto de Ley Ana Cecilia Niño, senadores argumentaron en contra.Algunas de las cosas que escuchamos anoche no tienen precedentes. Senadores han dicho que el asbesto no es peligroso, han relativizado los daños que causa en la salud, defendiendo de manera férrea a una industria que mata. Una vez más, le decimos no a estos argumentos e invitamos a todo el Senado a escuchar al pueblo y a las entidades que respaldan que el asbesto está enfermando a Colombia, dijo Silvia Gómez, coordinadora de Greenpeace Colombia. Además, durante la sesión, senadores alegaron que el traspaso a materiales no tóxicos es muy costoso y afectaría a la industria. A esta altura, retrasar la votación del proyecto es permitir que más colombianos sigan muriendo, y continuar presionando el gatillo del asbesto. Dejar el asbesto atrás y mirar al futuro utilizando otros materiales es completamente posible y, sobre todo, urgente”.

En los últimos meses, organizaciones civiles, entidades médicas y científicas, universidades, y los Ministerios del Interior, Trabajo, Ambiente y Salud se han expresado a favor y promovido la prohibición de esta sustancia que causa 540 casos de cáncer al año, según datos de la Controlaría. Senadores, sean valientes: hoy están más cerca que nunca de hacer historia y prohibir el asbesto. Las evidencias de sus consecuencias son alarmantes. No podemos permitir que un tema de salud pública que debería ser prioritario se vea influenciado por intereses empresariales privados y lobby, expresó Gómez.

 

Categorías