Una batalla ganada: remoción de desechos tóxicos en Budapest

Noticia - 11 enero, 2016
En el corazón de la ciudad húngara existía un sitio ilegal de desechos tóxicos en donde había acumuladas 2500 toneladas de sustancias químicas peligrosas. Este lugar se encontraba muy cerca de zonas residenciales y contaminaba no solo el aire sino también las aguas subterráneas afectando la calidad de vida de las personas.

Durante años, todos sabían del problema: las autoridades locales, el gobierno, los empleados de la fábrica que efectuaba los desechos y, por supuesto, la gente que se acostumbró durante años a respirar el aire contaminado  que provenía de ese sitio.  Por mucho tiempo nadie hizo nada debido a problemas de propiedad y falta de voluntad política.  Así estaban las cosas cuando comenzamos a actuar. En abril uno de los concejales locales invitó a Gregory Simon, experto en tóxicos de GPCEE y a un periodista a visitar el lugar. Este último publicó un artículo en la primera página de un diario con imágenes impactantes. Esa publicación fue fundamental para que la historia salga a la luz.

Con el trabajo coordinado de estas tres personas –el concejal, Gregory Simon y el periodista- se logró mantener la historia en agenda durante 8 meses. Además se hicieron varios experimentos para determinar cómo habían sido afectadas las áreas residenciales por la contaminación.  La presión fue tan grande que el gobierno no pudo ignorar el tema y tuvo que actuar. Ahora las 2493 toneladas de desechos tóxicos fueron removidas y de acuerdo con la información del gobierno:

  • 1870 toneladas de desechos ya fueron incineradas
  • Las toneladas restantes serán incineradas a fines de la primavera
  • Se realizará una medición de la contaminación en la zona  que incluirá el análisis detallado del suelo y las aguas subterráneas con un plan de acción para solucionarlo.

Este es el antes y el después del lugar:

 

El sitio mejoró mucho, pero nuestro trabajo aún no termina. Vamos a monitorear el proceso de cerca y vamos a velar por el cumplimiento de las promesas del gobierno. No vamos a parar hasta que el lugar quede completamente recuperado.

En abril propusimos un plan de acción de tres puntos. Dos de ellos –eliminación del riesgo de fuego y explosión y remoción de los barriles- ya fueron realizados. Sabemos que la victoria final está lejos pero hoy es un día para celebrar.

Categorías