Greenpeace celebra que Pizarro sea Reserva Nacional

Boletín de prensa - 6 diciembre, 2010
Buenos Aires / Salta, 7 de diciembre de 2010.- Greenpeace celebró la aprobación en la Legislatura salteña de la ley mediante la cual la Provincia cede a la Administración de Parques Nacionales los primeros lotes que conformarán la Reserva Nacional Pizarro, que contará en un principio con 8 mil hectáreas

“La creación de la Reserva Nacional Pizarro es un sueño que se hace realidad. Es un acto de justicia para la comunidad wichi y para quienes defendemos los últimos bosques nativos de Argentina, luego de tantos años de lucha”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Argentina.
 
Los ambientalistas destacaron que finalmente sean protegidos los territorios de uno de los ambientes menos resguardados de la provincia, la transición entre el Chaco Seco y la Selva de Yungas, tras más de siete años de intensa campaña junto a organizaciones y comunidades locales.
 
La Reserva Nacional Pizarro estará constituida por tres lotes que suman un total de aproximadamente 7.589 hectáreas (1). A estos lotes se suman más de 200 hectáreas de la franja norte, conocida como el lote 16.128, con lo que el total de la reserva en un principio sería de unas 8 mil hectáreas, pero alcanzará finalmente 21.298 hectáreas acordadas entre Salta y la Nación. La comunidad wichi que vive en la reserva recibirá 800 hectáreas.
 
En 2004, el gobernador salteño Juan Carlos Romero, impulsó una ley por la que se desafectaba a la que era Reserva Provincial Pizarro, de su condición de área protegida, con el objetivo de lotearla, remarla y destinarla a distintas actividades productivas, fundamentalmente al cultivo de soja.
El caso motivó el rechazo de la Universidad Nacional de Salta, de los habitantes de la reserva y de numerosas organizaciones no gubernamentales, entre ellas la Fundación Vida Silvestre, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y Greenpeace (2), quienes reclamaron la nulidad de la ley de desafectación de la reserva ante la Justicia salteña, y a través de una presentación ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
“El caso Pizarro difundió el flagelo de los desmontes en el norte de Argentina a nivel nacional e internacional y promovió la sanción de la Ley de Bosques, una herramienta fundamental para empezar a solucionar el problema de la deforestación en nuestro país”, afirmó Giardini.
 
El conflicto tuvo su pico de tensión cuando un grupo de compradores de la reserva se aprestaba a iniciar el desmonte de la zona. Sin embargo, el 29 de septiembre de 2005, el presidente Néstor Kirchner se comprometió a intervenir en el caso, luego de recibir a una delegación de la comunidad wichi, acompañada por Greenpeace y numerosas personalidades.
 

Notas:
(1)
La legislatura salteña cedió al Estado Nacional, a los fines de su afectación al régimen de la Ley provincial 22.351, la jurisdicción sobre los inmuebles rurales propiedad de la Administración de Parques Nacionales, identificados con las matrículas 16.133 y 16.126, y la jurisdicción y el dominio sobre los inmuebles rurales identificados con las matrículas 16.407 y 16.128 del departamento Anta, para la creación de la Reserva Nacional Pizarro.
 
(2) Durante un año y medio, Greenpeace realizó acciones directas en la zona, interceptó topadoras que desmontaban el bosque nativo con un equipo de motociclistas especialmente entrenados, denominado ‘Los Jaguares’, y denunció la tala ilegal e irracional y la quema de los cordones de madera una vez desmontados. En agosto de 2004, once activistas de Greenpeace –entre ellos el director Ejecutivo de la organización, Martín Prieto- fueron arrestados cuando documentaban desmontes en la región de Tartagal.

Para más información:
+ Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Biodiversidad de Greenpeace Argentina, al (011) 15.6423.3625
 
+ Mariana Ciaschini, coordinadora de Prensa de Greenpeace Argentina, al (011) 15.6971.2695
 
+ Mauro Fernández, coordinador de Prensa de Greenpeace Argentina al (011) 15.3304.3325

Categorías