Greenpeace señaló tras la Audiencia en la Corte, que la actual política en control industrial no permitirá la recomposición del Riachuelo.

Boletín de prensa - 16 marzo, 2011
Buenos Aires, 16 de marzo 2011- Tras la Audiencia Pública ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que convocó a ACUMAR y a los gobiernos Nacional, Provincial, y de la Ciudad, para verificar el estado de avance de las obligaciones establecidas en el fallo de la causa Riachuelo [1], Greenpeace destacó que de perdurar la actual política en el control de la contaminación industrial no se podrá lograr la recomposición ambiental.

Durante la Audiencia realizada esta mañana, los representantes de los tres gobiernos expusieron los alcances del plan de saneamiento ambiental. También se escucharon las observaciones realizadas por el Cuerpo Colegiado a través de la intervención del  Defensor del Pueblo de la Nación, coordinador del organismo (conformado por Asociación Vecinos de La Boca, CELS, FARN, Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos y Greenpeace) establecido por la Corte para el control de la sentencia.

El Defensor del Pueblo de la Nación declaró que " A más de dos años y medio de la sentencia, todos los plazos del fallo están incumplidos, cuestión que no puede desconocerse ya que  los planes y programas expuestos en el día de hoy, son recientes. Esto no indica que lo actuado no sirve, creemos que hay una rueda que ha comenzado a rodar, pero hay significativos retrasos ".

Entre las principales críticas realizadas por el Defensor, Greenpeace destacó la  ausencia de un plan de control industrial que establezca metas progresivas para la reducción de la contaminación tendiente a “cero vertido de sustancias contaminantes”. “Si bien reconocemos avances y un mayor dinamismo en la gestión después del fallo del 2008, nos preocupa la política en materia de control industrial que no apunta al cese de los vertidos contaminantes. De perdurar esta política por más avances que se realicen en la Cuenca, nunca se logrará la recomposición del Riachuelo”, manifestó Consuelo Bilbao Coordinadora de la Campaña Riachuelo de Greenpeace.  Además, los ambientalistas señalaron que si bien durante el 2010 aumentaron los controles sobre las industrias, la situación del territorio es caótica, con una notoria falta de articulación y coordinación en la gestión. “Recientemente denunciamos la existencia de un basural altamente tóxico, perteneciente a la empresa Eternit en la localidad de González Catan. El predio no cuenta con ningún tipo de control ni medida de seguridad. Este basural evidencia que la calamitosa situación de la Cuenca no se reduce únicamente a los cursos de agua, sino que se expande por todo el territorio, afectando la salud y la calidad de vida de la población”, agregó Bilbao.

En tanto para Alfredo Alberti, Presidente de la Asociación Vecinos de la Boca, la real articulación entre las jurisdicciones es clave para las mejoras en el territorio. “ACUMAR  no demuestra autoridad para articular o no demuestra el necesario interés. Como vecinos hemos solicitando audiencias tanto en Nación como en Ciudad, en las que repetidamente se escuchan posturas antagónicas, que nunca generan una mesa de diálogo constructivo que involucre a todas las partes. Somos testigos de un diálogo roto entre ambas jurisdicciones que hasta ahora nadie reconstruyó, división que impide  solucionar los problemas del vecindario. Está el fallo, están las mandas del Juez, esta la plata, está el Juez permanentemente al servicio de los objetivos del fallo, pero insisto, del lado de Ciudad de Bs. As. no se percibe en el territorio cambios decisivos, lo único que notamos es una congelada, consolidada y deteriorada situación sin poder advertir mejoras”

Para la Fundación Ambiente y Recursos Naturales hubo avances significativos en la gestión durante el último año, lo cual marcó una diferencia importante respecto de la inacción sostenida en años anteriores, pero todavía restan muchas tareas. “Durante el 2010 se ha aumentado considerablemente las inspecciones a las industrias, pero sin embargo no se han puesto en marcha los planes de reconversión industrial para disminuir la contaminación” declaró  Andrés Napoli  Director del Área Riachuelo de FARN

Según la Asociación Civil para los Derechos Humanos, si bien es ponderable el esfuerzo de ACUMAR, en poner en marcha una reparación ambiental sin antecedentes en nuestro país, no existe un proyecto urbano integrador: “los esfuerzos en liberar y recuperar los márgenes del Riachuelo como espacio público contrastan con la inexistencia de un plan de ordenamiento ambiental para toda la Cuenca” expresó Cecilia Alvis integrante de ACDH.

En tanto los integrantes del CELS, expresaron su preocupación sobre a la situación habitacional “El saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo no debe resultar en la existencia de personas que se queden sin vivienda. Aún cuando haya necesidad de relocalizar alguna vivienda, esto sólo se podrá realizar luego de brindarles una vivienda alternativa definitiva y que cumpla con los estándares de lo que se entiende por vivienda digna”.

[1] La Corte Suprema de Justicia de la Nación en Julio de 2008, dictó un fallo histórico por el cual obligó al Estado Nacional, Provincial y de la Ciudad de Buenos Aires, a sanear el Riachuelo.

Contactos para más información:

+ Consuelo Bilbao, Campaña de Riachuelo de Greenpeace, al (011)  15.6423.3624

+ Felix Cariboni, Campaña de Riachuelo de Greenpeace, al (011) 15.3304.3312

+ Gonzalo Girolami, jefe de Prensa de Greepeace, al (011) 15 3338 3961

+ Nicolás Barderi, Coordinador de Prensa de Greenpeace al (011) 15.5.560.6047

Categorías