No te vamos a mentir: el año que comienza será difícil para el planeta. Seguramente, tengamos muchos más desafíos ambientales que en 2016. Pero esto, lejos de detenernos, debe hacernos más fuertes. Juntos podemos lograr todo lo que nos propongamos. ¿No lo crees? MIRÁ lo que hicimos en 2016. Y seguí leyendo, en esta nota te dejamos algunos tips para empezar el año cuidando al medioambiente.

1- Aplicá las tres R: reduce, recicla y reutiliza

“Las tres R” es una regla simple para que recuerdes e incorpores a tu vida cotidiana. Reduce el consumo de productos que contengan materiales contaminantes como el plástico. Luego recicla la mayor cantidad de residuos inorgánicos posibles: telas sintéticas, papel, bolsas, etc. Por último reutiliza: asignale usos alternativos a los materiales en vez de desecharlos.

Aquí encuentras buenas ideas para reciclar.

2- Come menos carne

El consumo de carne no es saludable ni para los seres humanos ni para el planeta. Esta industria genera una huella de carbono enorme: utiliza mucha cantidad de agua y genera una enorme cantidad de desechos que contribuyen a aumentar el cambio climático. No hace falta que dejes de comer carne para siempre, con solo reducir el consumo estarás ayudando a tu salud y al planeta. Una buena forma de empezar a cambiar este hábito es no comer carne una semana al mes y preparar platos vegetarianos con buena variedad de verduras y frutas.

 

3- Muévete de manera sustentable

Los vehículos liberan al ambiente gases que son tóxicos y contaminantes. Trata de evitar este tipo de transporte y reemplázalo por la bicicleta o las caminatas. Tu salud y el planeta te lo agradecerán. Si las distancias que tienes que recorrer son más largas, trata de usar transporte público o, en caso de que debas ir en auto, trata de compartirlo con alguien más para aprovechar el viaje.

4- Cuida el agua

El agua es un recurso muy valioso que no se renueva. Por eso hay que cuidarlo. Asegurate de que los grifos siempre estén cerrados y que las tuberías no tengan pérdidas, date duchas rápidas  y no dejes correr el agua mientras te lavas los dientes, te enjabonas las manos o estás lavando los platos. Estas prácticas son muy simples y solo requieren un poco más de atención en tus tareas cotidianas.

5- Súmate al equipo del planeta

Somos millones alrededor del mundo luchando por un planeta mejor y más verde. Y estamos convencidos de que podemos ganarle a cualquiera que amenace a nuestra naturaleza. Hay muchas formas de participar en Greenpeace: puedes hacerte socio, convertirte en voluntario, ser ciberactivista o crear tu propia campaña ambiental.