Las autoridades del Estado de México, encabezadas por el gobernador Eruviel Ávila, mantienen desde hace tres meses en prisión al defensor de bosques Ildefonso Zamora, en un proceso plagado de irregularidades, faltas al debido proceso y violaciones a los derechos humanos del líder indígena que desde hace 18 años ha enfrentado a los talamontes en dicha entidad.

Ildefonso Zamora fue detenido arbitrariamente el 20 de noviembre de 2015 sin una orden de aprehensión por una acusación fabricada por el Ministerio Público de Tenancingo, además, ninguna autoridad le notificó que había una averiguación en su contra desde 2012. Resulta imposible que Ildefonso haya cometido el supuesto robo del que se le acusa pues él se encontraba en otro lugar el día en que se señalan los hechos, existen testimonios y pruebas que lo acreditan, aseguraron las y los representantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y Greenpeace México.

Defender los bosques mexicanos de los talamontes le costó en 2007 la vida de su hijo Aldo Zamora a manos de los talamontes; y la detención arbitraria en 2015 de su hijo Misael por parte de militares. Hoy también le ha costado su libertad.  A la impunidad con la que se mantiene el asesinato de Aldo hoy se suma la injusticia de encarcelar a un hombre que junto con su comunidad ha protegido los bosques de San Juan Atzingo desde 1998.

Recientemente, el Centro Prodh y Greenpeace México hicieron de su conocimiento del caso de Ildefonso a las Relatorías de los Pueblos Indígenas, del Medio Ambiente y de Personas Defensoras de Naciones Unidas (ONU) y, se espera que en breve manden una comunicación al Estado mexicano.

Greenpeace trabajó desde 2004 con la familia  y la comunidad de San Juan Atzingo. En 2005, junto con los comuneros, activistas y comuneros trazaron un SOS gigante para alertar sobre la terrible situación de los bosques en Gran Bosque de Agua. En 2007, el gobierno de Felipe Calderón dio un reconocimiento a los comuneros por su labor en defensa de los bosques.

El caso de Don Ildefonso Zamora es un ejemplo más de la criminalización de los activistas ambientales y defensores de derechos humanos quienes no solo hacen frente al crimen organizado sino también a los aparatos del Estado que son utilizados para reprimir sus labores. Es por eso que el Centro Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, Greenpeace México  y miles de personas han lanzado un llamado al Gobernador Eruviel Ávila, al Procurador General de Justicia estatal, Alejandro Gómez Sánchez a desistirse de los falsos cargos fabricados contra Ildefonso y al Presidente del Tribunal Superior de Justicia estatal, Sergio Medina Peñaloza a garantizar sus derechos humanos.

Una de las formas de apoyar a Ildefonso es enviando un correo electrónico a las autoridades del Estado de México. Hasta la petición en línea elaborada por Greenpeace y el Centro Prodh ha recibido el respaldo de más de 9 mil personas. Tú también puedes firmar aquí.