Más de 11 mil 939 kilómetros separan a México de la Antártida, pero la distancia no es impedimento para proteger uno de los ecosistemas más frágiles e importantes del planeta y Sandra Guzmán nos lo demuestra.

distancia

Este 18 de febrero, Sandra zarpará a lado de casi 80 mujeres más hacia la Antártida para documentar los impactos del cambio climático de este lugar lleno de riqueza, cubierto por el 90% de hielo, donde se encuentra cerca del 80% de las reservas de agua dulce del planeta y cientos de especies como pingüinos, focas, orcas, entre otras. Un sitio que debemos proteger como si nuestra vida dependiera de ello y la distancia no es un impedimento.

bandera

“...Disculparán que de la emoción mi bandera salió al revés y que algunos colados se sumaron a la foto jajaja!”

Sandra tomó su experiencia en cambio climático y sus sueños para convertirse en la primera mexicana en participar en el programa Homeward Bound (HB), una iniciativa internacional pionera e innovadora, que integra la igualdad de género, el cambio climático y el liderazgo para fortalecer el rol de las mujeres en la ciencia.

Como ella misma lo reconoce en este proceso han sido varios los retos pero más los aprendizajes, en particular que no debemos tener miedo a reconocernos, visibilizar nuestro trabajo, y a pedir ayuda cuando la necesitamos.

En su caso, visibilizar el trabajo ha sido un proceso sumamente complejo, porque “las mujeres no estamos acostumbradas a celebrarnos a nosotras mismas sin que la gente nos vea como pretenciosas. Sin embargo, HB me dio la oportunidad de mirar mi trayectoria y de valorarme más por quién soy y por lo que hago, y no tener pena de celebrarme a mí misma”. ¡Bravo por eso!

aeropuerto

Pero el reto más grande fue juntar los recursos que se requieren para llevar a cabo la expedición, con un costo aproximado de 30 mil dólares estadounidenses por personas,  de los cuales 10 mil fueron cubiertos por el programa y el resto por cada integrante del equipo.

Pedir ayuda es humano. Así que las ganas de un corazón mexicano para llegar a la Antártida y cumplir un sueño profesional impulsaron a Sandra a crear campañas de crowdfunding en internet, hacer eventos de recaudación en México, crear artículos como playeras, agendas, termos, entre otros sobre #MiCaminoALaAntártida con apoyo de su mejor amiga y talentosa artista del arte urbano.

mi camino

Poco a poco la distancia entre Sandra y la Antártida se fue reduciendo gracias al apoyo de cientos de personas, de su pareja, su hijo, su familia y amigos y hoy, está a punto de convertirse en nuestros ojos.

Sigue el camino de Sandra y ayúdanos a que la creación de un Santuario Antártico sea una realidad.

FIRMA AQUÍ y ayúdanos a conseguirlo.