Regresaron de aquellos lugares donde fueron abandonados, entre todo tipo de basura, y cumplieron su cometido: abordar el barco Esperanza de Greenpeace.

Sí, al enterarse de que alertamos a la población de Vallarta y Manzanillo sobre el peligro de los e-Zombies fuera de control, y demandarle al gobierno mexicano que detenga la invasión.

Tres de ellos, en vez de desaparecer entre los desechos,  aprovecharon la oscuridad de la noche para subir a escondidas a la embarcación que ahora se dirige rumbo a Acapulco.

Estos polizones electrónicos harán lo que sea para impedir nuestro objetivo: que la las autoridades mexicanas por fin tengan un plan para impedir que los e-Zombies se multipliquen por doquier.

Estas tóxicas figuras tomaron el mando del barco para imponer sus reglas a la tripulación y al equipo que lidera la campaña Detox de Greenpeace.

Aracnobot trepó primero y subió al puente de mando, para apropiarse del timón de nuestro navío. ¿A dónde pretende llevarnos?

Electroctopus desplazó a Babu, el cocinero y pretende que todos a bordo cambiemos nuestra rica dieta con sazón hindú ¿qué planea darnos de comer este e-Zombie? ¿Circuitos tóxicos con plomo? ¿Cinescopios en su jugo de arsénico?

E-Rex hizo muchas averías con el anclaje del Esperanza, y saboteó los amarres del barco con el fin de que no podamos atracar en algún otro puerto.

 

Ayúdanos a detenerlos, entra aquí y forma parte de los #eZombieHunters…. Te necesitamos para llegar a nuestro destino.