Image of vaquita porpoise
Grandes noticias para una pequeña masorpa

Algo grande sucedió para la pequeña vaquita marina durante la reunión de la Comisión Ballenera Internacional Ballenera (CBI). La masorpa fue sujeto de una resolución, aprobada por todos los países presentes, urgiendo la cooperación internacional para salvar a la especie de la extinción.

La CBI fue formada por y para los países que se dedican a la cacería de ballenas. Al pasar los años, se fue convirtiendo en un foro concentrado en la conservación de estas especies pero ha sido una larga y lenta lucha. De hecho, algunos países siguen firmes en que sólo se refieren a las “grandes” ballenas (literalmente hablando) y aún discuten si deben ser cazadas. La definición de cuáles ballenas son chicas o grandes es complicada, pues algunas ballenas “grandes” son más chicas de las que se consideran pequeñas y tristemente estas complicaciones han representado una barrera para discutir las necesidades reales de conservación de delfines y otras masorpas.

La historia de la vaquita es una de las tristes. Ahora está amenazada críticamente en su pequeño hogar en el Golfo de California. Los científicos estiman que solo quedan aproximadamente 60 de estos animales de un estimado de 100 que había hace dos años.
Las vaquitas no son pescadas directamente sino que quedan atrapadas en las redes de enmalle que son utilizadas, irónicamente, para atrapar a otra especie amenazada: la totoaba. La totoaba es casi del mismo tamaño que la vaquita, así que las redes las atrapan y hacen que mueran debajo del agua sin que puedan salir a la superficie a respirar.
Se cree que la captura accidental mata alrededor de 300 mil ballenas, delfines y masorpas a nivel global cada año. Ese es un gran número pero cuando se trata de la ya amenazada vaquita hace una gran diferencia en cuanto a su supervivencia.
La demanda de totoaba ha crecido desde el 2013 gracias a que su vejiga se ha vuelto popular en el mercado chino. Esto ha hecho que la pesca ilegal de totoaba con redes de enmalle se incremente indiscriminadamente.  
México ha tomado acciones para prohibir la pesca con redes pero el comercio ilegal sigue existiendo y está llevando a estas dos especies a la extinción.
Por esta razón la vaquita es el centro de la reunión de la CBI, además del comercio internacional, asunto que los gobiernos se encuentran discutiendo.

El acuerdo al que llegaron hoy los gobiernos urge a México y a la comunidad internacional a trabajar juntos para salvar a la vaquita de la extinción inminente prohibiendo la pesca con redes en su hábitat, además de trabajar juntos para detener el comercio ilegal de totoaba y ofreciendo alternativas sustentables y sostenibles para los pescadores del Golfo de California.

Claro que es triste y desesperante que la vaquita esté tan amenazada y que la situación de esta pequeña masorpa se haya convertido en una emergencia de conservación pero es una gran noticia que la comunidad internacional se haya comprometido a trabajar en conjunto para salvar a la especie.
¿Puede ser salvada la vaquita? Creemos y esperamos que sí. Ya hay mucha organizaciones e individuos trabajando juntos para lograrlo.
Las ballenas, delfines y masorpas del mundo enfrentan grandes amenazas. La vaquita es la que está en mayor riesgo pero esto no significa que sea la única especie en peligro. La CBI necesita concentrarse más en la conservación y asegurarse de que especies como la vaquita no desaparezcan bajo su guardia.
Tal vez la decisión tomada esta semana por los gobiernos en la Comisión  Ballenera Internacional marca un punto de retorno para la organización y para la vida de la vaquita. 

*Trabaja en Greenpeace Reino Unido en la campaña de Océanos.