La semana pasada se cumplieron 6 meses del injusto encarcelamiento del defensor de bosques y líder indígena Ildefonso Zamora. Hoy el juez Vicente Antonio Bermúdez Zacarías, del Juzgado Quinto de Distrito en Materias de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México, puede hacer la diferencia y por eso aprovechamos este espacio para recordar algunos de los puntos más destacados de la trayectoria de Ildefonso y de este caso.

A través de este espacio externamos nuestra preocupación ante este caso en el que un campesino ecologista, líder indígena tlahuica, y recientemente nombrado preso de conciencia por la organización internacional de derechos humanos Amnistía Internacional, permanece encarcelado injustamente, en una situación que desde Greenpeace y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez hemos acompañado de cerca desde el inicio.

Ildefonso llevaba casi 20 años dedicándose a la conservación ambiental y a la protección de los bosques de la comunidad de San Juan Atzingo, zonas que se encuentran en peligro debido a la tala ilegal que efectúan grupos clandestinos del Estado de México y Morelos. Don Ildefonso Zamora, aliado de Greenpeace en la defensa del medio ambiente desde 2004, se encuentra injustamente recluido y enfrentando un proceso penal como parte de la represión ejercida en contra de sus actividades en defensa de la tierra y territorio.

En los próximos días el juez Bermúdez emitirá una resolución en el juicio de amparo promovido por el defensor de los bosques en relación al auto que lo vincula a un proceso penal dictado el 20 de noviembre de 2015. Es por ello que queremos destacar la oportunidad que este hecho representa para que se imparta justicia conforme al nuevo paradigma garantista inaugurado en nuestro país y se resarza el daño que se le ha causado al señor Zamora, quien fue arbitrariamente acusado de robo agravado, señalamiento que desde un inicio se ha visto envuelto en una serie de irregularidades que han sido ya destacadas por organizaciones de derechos humanos como las citadas anteriormente y por Greenpeace México.

Lee la nota completa aquí