Una campaña desde muy adentro…

Desde dentro también se hace campaña

Las autoridades de los centros de atención de adolescentes nos invitaron a participar con los adolescentes en reclusión, con el fin de involucrarlos en actividades para fomentar el sentido de la solidaridad, de pertenencia y de respeto a un grupo, mediante el intercambio de experiencias de vida y de trabajo. Todos ellos son menores de edad, en su mayoría, chicos de zonas marginadas de la ciudad de México, privados de la libertad por transgredir la ley, jóvenes con los que queremos interactuar.

Así que visitamos a todos los centros de atención de adolescentes: San Fernando, Quiroz Cuarón, comunidad de mujeres y comunidades de diagnóstico. En cada una de ellas, intercambiamos experiencias, nos conocimos, hablamos acerca de los impactos que el cambio climático causa en las ciudades y zonas rurales en el país y por qué es importante actuar desde todos los ámbitos y desde la vida cotidiana para detenerlo.

Su entusiasmo nos entusiasmó.

Contrario a lo que pensamos en un inicio, no encontramos apatía, desgano, ni falta de voluntad, más bien interés y entusiasmo por hacer, contribuir y lograr cambios. Estos jóvenes, considerados por la sociedad como un problema, ahora están siendo parte de la solución del mayor reto que enfrenta el planeta: el cambio climático.

¿Cómo?...

Una alternativa mínima, pequeña y hasta simple para actuar, para empezar a construir una causa común: proteger el ambiente, proteger el planeta.

Los chicos pintaron playeras, mantas y cambiaron los focos incandescentes de las comunidades. Desde dentro, desde la oscuridad, enviaron el mensaje a los tomadores de decisión: A nosotros ya se nos prendió… A ustedes, ¿cuándo?

Los legisladores, hasta ahora indiferentes a esta problemática, tienen igual que los adolescentes, la posibilidad de elegir entre ser parte del problema o de la solución. Ojalá que se les prenda a ellos también...

Categorías