Gas natural licuado: El fin de la independencia energética

Reportes - 15 octubre, 2004
De la nada surgió un desmesurado interés gubernamental por instalar en México plantas procesadoras de gas natural licuado (GNL). ¿A quién beneficia este giro en la política energética mexicana?
Los costos asociados a la operación y transporte de gas natural licuado se han disparado en los últimos años, debido a la peligrosidad de este combustible. Por eso las plantas de GNL han sido rechazadas en California. A ello se suman impactos ambientales, económicos y laborales, una ínfima demanda de gas en México y una larga lista de irregularidades cometidas por las corporaciones petroleras. Estos aspectos son ampliamente documentados en este informe que llega a una conclusión clara: el desarrollo de plantas de GNL sólo beneficia a dichas corporaciones y amenaza la independencia energética de México.

Descarga el informe en PDF:

Gas natural licuado: El fin de la independencia energética

Categorías