¡EXTRA! México cierra su frontera al arroz transgénico de EUA

La embajada estadounidense y los arroceros de ese país están presionando a México para que cancele esta medida.

Noticia - 15 marzo, 2007
El arroz de Estados Unidos está siendo detenido en la frontera norte de México por no contar con certificado que demuestre que no está contaminado con el arroz transgénico LL601 (no aprobado para consumo humano). Esta es la primera vez que México toma una medida precautoria ante las importaciones de transgénicos y por ello ha provocado una intensa presión por parte del gobierno estadounidense.

Estudios realizados por Greenpeace demostraron que en México se vende arroz contaminado por un transgénico procedente de Estados Unidos no aprobado para consumo humano.

Sin embargo, existe el riesgo de que esta medida sea revertida, pues los exportadores de arroz de Estados Unidos están presionando fuertemente al gobierno mexicano a través de la Embajada de Estados Unidos para que reabra sus fronteras, como lo ha informado a sus agremiados la Federación Estadounidense del Arroz. En contraste, si bien el gobierno mexicano adoptó esta medida precautoria no ha hecho ningún anuncio oficial al respecto.

Información obtenida por Greenpeace confirma que el pasado 12 de marzo la Secretaría de Agricultura, "con el objetivo de proteger la salud de los consumidores", notificó a los agentes aduanales que el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) junto con la Secretaría de Salud requerirían a partir de esa fecha "a todos aquellos embarques de arroz que pretendan importarse a México, que presenten un certificado que especifique que se encuentre libre de Organismos Genéticamente Modificados, expedido por cualquiera de los laboratorios aprobados para tal fin por las autoridades competentes en los distintos países".

El oficio No. SOO/00095/2007 especifica: "Adicionalmente, reitero que se deberá tomar una muestra de los embarques de arroz en los puntos de ingreso al país con la finalidad de que la Secretaría de Salud pueda verificar el cumplimiento de estas disposiciones".

“México debe mantenerse firme en esta medida y no dejar pasar el arroz transgénico, que no sólo es rechazado por otros mercados, sino que en nuestro país es ilegal y no está autorizado para el consumo humano. Si México revierte la medida sería más que clara la subordinación de nuestro país a los intereses comerciales de Estados Unidos”, dijo Gustavo Ampugnani, coordinador de la campaña de transgénico de Greenpeace México.

Esta medida fue tomada casi 2 semanas después de que Greenpeace demandara la suspensión inmediata de las importaciones de arroz transgénico ilegal y el retiro del mercado de los arroces contaminados. El escándalo en torno al arroz transgénico ha hecho que los importadores mexicanos replanteen su estrategia de compras de arroz estadounidense ilegal, lo cual abre un nuevo espacio al sector arrocero mexicano para reposicionarse y entrar en el mercado nacional con un arroz no transgénico y de mejor calidad.

El transgénico LL601 no estaba autorizado para consumo humano; fue hasta que se descubrió la contaminación del arroz estadounidense que se otorgó dicha autorización, la cual sólo está vigente en Estados Unidos. Aunque ese cereal debería permanecer en territorio estadounidense, durante siete meses se permitió su ingreso a México.

“México tiene una oportunidad de oro para dar un giro de 180 grados en su política agrícola, trabajar junto al sector arrocero en elevar la producción nacional y avanzar en alcanzar la autosuficiencia alimentaria. Lo mismo debe ocurrir con el maíz, grano estratégico para México”, propuso Ampugnani.


¿Qué son los transgénicos? Los transgénicos son nuevas formas de vida creadas en laboratorio con una técnica que permite alterar la estructura molecular del alimento insertando genes ajenos (de bacterias, otras plantas o incluso de animales). Por ejemplo, el maíz transgénico que México importa de Estados Unidos contiene genes de una bacteria que le hace producir una sustancia insecticida, característica que el maíz nunca tendría de manera natural. El problema es que hasta la fecha no se han estudiado los efectos a largo plazo del consumo de transgénicos. Lo que se ha documentado es el riesgo de contaminación para las especies nativas por el cultivo de transgénicos, lo cual entraña graves amenazas para la riqueza biológica del maíz mexicano y para millones de campesinos. Más información.

Participa en nuestras actividades

Hay varias formas en que puedes participar con Greenpeace, colabora con nosotros.

Apoya nuestras campañas, hazte Socio Greenpeace

Nuestras campañas existen gracias a personas como tú, que nos apoyan con un pequeño donativo mensual. Únete, hazte Socio Greenpeace.