Derrame de Pemex amenaza dos áreas naturales protegidas

Noticia - 29 octubre, 2007
Los Pantanos de Centla y la Laguna de Términos son dos áreas naturales protegidas, ubicadas en la zona costera de Campeche, que están en riesgo de ser contaminadas por el derrame de petróleo ocurrido el 23 de octubre cuando chocaron dos plataformas de Petroleos Mexicanos. Sin embargo, las autoridades ambientales están minimizando los riesgos, alertaron Greenpeace y otras organizaciones ambientalistas.

Un ecosistema sumamente valioso, menospreciado por las autoridades ambientales.

Paraíso, Tabasco (Foto: Didier Valle)

Las organizaciones Marea Azul, Conservación de Mamíferos Marinos (Comarino), Red Manglar Internacional y Greenpeace cuestionaron la falta de veracidad en la información que Pemex, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal para la Protección del Ambiente (Profepa) han emitido en los últimos días, opuesta a los reportes de los pobladores de las zonas costeras de Campeche y Tabasco.

“Se ha ocultado que, de acuerdo a las proyecciones hechas por la propia Profepa y que ahora se han borrado de un plumazo, la mancha de crudo debe estar ya a menos de 10 kilómetros de la costa, y se acercaría a dos áreas naturales protegidas: los Pantanos de Centla y la Laguna de Términos. En las dos zonas tenemos áreas de manglar que son de las más importantes en Latinoamérica, indispensables para quienes vivimos aquí, ya que dependemos del manglar para la acuacultura, la pesca ribereña, y tenemos una barrera eficiente contra huracanes. Al ocultar este daño, se oculta el desastre ecológico y la afectación al modo de vida de nuestros pobladores ribereños en el mediano y largo plazo. También se ha ocultado que en esta zona hay delfines y que tenemos tortugas en peligro de extinción”, afirmó Lourdes Rodríguez, presidenta de Marea Azul.

Existe información de que en Frontera, Tabasco, fueron localizados tres listones de nueve kilómetros cada uno y que están por llegar a las playas de la península de Atasta, entre los poblados de Nuevo Campechito y Emiliano Zapata, pertenecientes al municipio de El Carmen, pero que embarcaciones de Pemex utilizan dispersantes para frenar su llegada a las costas.

“Exigimos transparencia en la información y responsabilidad en el manejo de este desastre marino. Lo único claro es que la actividad petrolera deja una huella ambiental difícil de revertir”, señaló Gustavo Ampugnani, director de campañas de Greenpeace México.

Las organizaciones demandan a Pemex que para limpiar la región utilicen técnicas no contaminantes, ya que el uso de dispersantes para limpiar el crudo derramado puede ser más dañino aún que el propio derrame. Si se contamina el fondo marino, el daño no será visible pero sí permanente. Por ello, se debe evitar el “maquillaje verde” para ocultar los daños.

Más sobre el pozo “controlado”
El pozo Kab 101 produce diariamente 3,500 barriles de petróleo y millones de pies cúbicos de gas natural, según las cifras que manejó la Profepa Tabasco. Este podría ser un desastre de grandes dimensiones, sólo superado por el ocurrido en el Ixtoc-1 en 1979, en la misma Sonda de Campeche.

“Tomando en cuenta que cada barril contiene alrededor de 150 litros de hidrocarburos, el derrame al medio marino puede alcanzar el medio millón de litros al día. Pemex debe dar a conocer oficialmente la cifra y las dimensiones reales del problema, pues no hacerlo pone en riesgo a la población afectada, a la economía de la región y al entorno ecológico”, destacó Yolanda Alaniz, vicepresidenta de Comarino.

En cuanto a la muerte de trabajadores, las organizaciones lo cnsideraron una clara muestra de negligencia, ya que fueron ignoradas las condiciones climáticas.

Especies vulnerables:
  • Reptiles: cocodrilo, el lagarto de pantano, el caimán y las tortugas lora, blanca y de carey, especies en peligro de extinción.
  • Peces y crustáceos: robalo, mojarra, camarón blanco, camarón rosado, camarón café, camarón sietebarbas y tres especies de jaibas (Callinectes sapidus, C. rathbunae y C. similis). Asimismo, Limulus polyphemus (cacerolita de mar) es un crustáceo amenazado.
  • Aves migratorias y residentes: halcón peregrino (Falco peregrinus) y águila pescadora (Pandion haliaetus), ambos en peligro de extinción, cigüeña jabirú (Jabiru mycteria) que corre peligro de desaparecer en América Central.
  • Mamíferos: manatí y jaguar (Panthera onca), catalogados en peligro de extinción; además, ocelote (Leopardus pardalis), mono aullador (Alouatta palliata). También el delfín nariz de botella se puede encontrar en la boca de la Laguna de Términos.
En los Pantanos de Centla se encuentran 569 especies de plantas, entre ellas cuatro de manglar, y representan casi el 12% de la vegetación acuática y subacuática del territorio nacional. Según expertos representan una de las más importantes muestras de flora vascular acuática de Mesoamérica. Debido a la actividad petrolera y los accidentes y malos manejos de Pemex, en Laguna de Términos, Campeche, se han encontrado hidrocarburos aromáticos en ostiones. Esta zona es la de mayor producción de camarón y ostión por acuacultura en la costa del Golfo de México.

El Área de Protección de Flora y Fauna Laguna de Términos es vecina de los Pantanos de Centla y forma parte de la mayor cuenca hidrológica del país. Se trata de un extenso humedal donde los pantanos filtran el agua. Su superficie es de 705,016 hectáreas. Es el sistema lagunar estuarino de mayores dimensiones y volúmenes del país. Se abastece de los ríos que conforman el sistema Mezcalapa, Grijalva y Usumacinta.

Actuar

Hay varias formas en que puedes participar con Greenpeace, colabora con nosotros.

Donar a Greenpeace

Nuestras campañas existen gracias a personas como tú, que nos apoyan con un pequeño donativo mensual. Únete, hazte Socio Greenpeace.