Los manglares, en amenaza continua

Noticia - 2 febrero, 2011
El dos de febrero se conmemora el día internacional de los humedales. En México, más que ser motivo de celebración, la fecha es una oportunidad para recordar el gran deterioro que han sufrido estos ecosistemas en nuestro país en los años recientes y las continuas intenciones de destruirlos para construir diversos desarrollos turísticos en estados costeros.

Desde 2006, uno de los grandes pendientes para aumentar el nivel de protección de diversas especies era que la  Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) actualizara la Norma Oficial Mexicana 059 (NOM 059) del 2001 que enlista a todas las especies mexicanas de flora y fauna que están en riesgo. Sin embargo por presiones, principalmente del sector turístico y de la construcción, no se había publicado  la norma desde hace más de cuatro años ya que subían de categoría a estas especies de mangle que cada vez tienen menor cobertura forestal en nuestro país. Finalmente, Semarnat publicó las modificaciones a esta Norma el pasado 30 de diciembre en el Diario Oficial de la Federación.

Una de las tantas diferencias respecto a la versión anterior del 2001 es que ahora las cuatro especies de manglar que se encuentran en México (rojo, negro, blanco y botoncillo) suben de la categoría de “protección especial” a “amenazadas”. En términos ambientales, es grave que los manglares suban de categoría porque en nuestro país se ha perdido 65 por ciento de su población original, con una tasa de deforestación de 2.5 por ciento anual. Si continua esta tasa de deforestación en 2025 México podría perder 50 por ciento de este ecosistema a nivel nacional.

Sin embargo, para el Consejo Coordinador Empresarial y del Caribe (CCEyC) estos argumentos científicos no son suficientes e insisten en destruir cientos de hectáreas de humedales para construir desarrollos turísticos  masivos y de este modo detonar la economía de las zonas costeras del país. Una muestra de ello es la ofensiva que lanzaron en días pasados, promoviendo un amparo antes las modificaciones a la Norma 059.

A los empresarios se les olvida que los manglares proporcionan servicios ambientales valuados entre los 200 y 900 mil dólares por km2 al año. Las 770 mil hectáreas que hay en México brindan beneficios a la pesca de 37,500 dólares anuales por cada hectárea. Estas cifras han sido subestimadas por los desarrolladores, si se toma en cuenta que el manglar es un ecosistema capaz de amortiguar los impactos en la  costa ante fenómenos meteorológicos como inundaciones y huracanes. Depredar el manglar es aumentar la vulnerabilidad en las zonas costeras de México y poner en riesgo a miles de personas que viven en esas regiones.

Destruyendo los manglares, todos saldremos perdiendo, las comunidades, el turismo, y por supuesto, los empresarios.

Categorías