Parlamento Europeo por ley vs los cultivos transgénicos

Noticia - 8 julio, 2011
Bruselas. El Parlamento Europeo votó a favor para fortalecer un proyecto de ley de la Unión Europea (UE) que brinda a los estados miembro el derecho de prohibir que se cultiven en sus territorios cultivos genéticamente modificados (GM).

Greenpeace aplaude el voto del Parlamento Europeo y urge al gobierno mexicano a no seguir el camino de cerrazón de autorizar cultivos transgénicos en la cuna del maíz.

“Mientras la Unión Europea avanza en la implementación de medidas de bioseguridad respecto a los cultivos transgénicos, el gobierno mexicano con la escalada de autorizaciones para liberar al medio ambiente cultivos transgénicos que ha venido otorgando, abre cada vez más la puerta a la contaminación de la gran diversidad de maíces nativos de nuestro país”, acusó Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace.

“Una creciente mayoría de la población se preocupa cada vez más por los impactos negativos al medio ambiente y los posibles riesgos a la salud humana de los cultivos transgénicos.  La agricultura ecológica es la alternativa correcta a los desafíos de la seguridad alimentaria, cambio climático y la productividad a largo plazo”, denunció la organización.

"Hoy el Parlamento Europeo ha dado un verdadero impulso al proyecto de ley para proteger nuestros cultivos y alimentos. Pero no olvidemos que la contaminación transgénica no respeta fronteras. Las prohibiciones nacionales no son un sustituto a las pruebas de laboratorio de seguridad a nivel europeo, algo que la UE ha dejado de hacer hasta ahora”, declaró Stefanie Hundsdorfer, asesor sobre política agrícola de Greenpeace UE.

Greenpeace celebra que el Parlamento Europeo haya votado a favor de:

  • Fortalecer el proyecto de ley de prohibición de cultivos GM reconociendo sus impactos al medio ambiente, incluyendo el desarrollo de malezas resistentes a herbicidas y sus impactos en la biodiversidad.
  • Permitir la prohibición cuando la falta de información no permite una experimentación segura.
  • Modificación de la base jurídica para que cualquier prohibición basada en motivos medioambientales pueda ser llevada a tribunales.
  • Obligar a las empresas biotecnológicas a dar acceso al material necesario para la investigación independiente sobre los riesgos de los organismos genéticamente modificados (OGM).
  • Que todos los países tomen medidas obligatorias contra la contaminación transgénica. En caso de que estas medidas fallen, el comité vote a favor de que los gobiernos garanticen que los responsables de los daños de contaminación paguen.
  • Llamar de nuevo a la Comisión Europea para que está a su vez llame por unanimidad a los ministros de medio ambiente para mejorar las pruebas de seguridad de los cultivos transgénicos a nivel europeo.
  • Asegurar que el principio de precaución se inserte en el derecho de prohibición.
  • Dar a las regiones el derecho de prohibir los cultivos GM.

La ley aún requiere la aprobación de una mayoría cualificada de los estados miembros.

Categorías