Detienen plataforma petrolera en el Ártico

Noticia - 29 mayo, 2011
A las tres de la mañana, tiempo de Groenlandia, tres escaladores de Greenpeace, llegaron en lanchas rápidas a la plataforma petrolera Leiv Eiriksson, operada por Cairn Energy, donde instalaron una cápsula de supervivencia a un costado del taladro de perforación, para prevenir el inicio de operaciones de exploración de aguas profundas.

Activistas de Greenpeace detienen las operaciones de una plataforma petrolera en el Ártico. © Steve Morgan / Greenpeace

La plataforma de 53 mil toneladas se ubica a 160 kilómetros de la costa oeste de Groenlandia y los activistas permanecen colgados en la cápsula con suficiente comida y agua para resistir 10 días. Los activistas evadieron, durante varios días, un buque de guerra danés que vigiló permanentemente al barco “Esperanza” de Greenpeace, para tratar de mantenerlo lejos de la plataforma.

Los activistas informaron que independientemente del frío extremo, están a salvo y seguros. No hay forma que Cairn pueda perforar para buscar petróleo mientras que ellos permanezcan colgados a un costado del taladro de excavación.

El equipo de Greenpeace abordó la plataforma Leiv Eiriksson cuando ésta transitaba por el Estrecho de Davis en dirección hacia Atammik, al oeste de Groenlandia, donde Cairn planea perforar el lecho marino a 905 metros de profundidad. La plataforma estaba a unas horas de alcanzar su objetivo cuando los escaladores la abordaron. Mientras Greenpeace mantenga su campamento en ese lugar, la perforación será imposible.

Greenpeace Internacional ha pedido a Cairn, en repetidas ocasiones, que haga público su plan de respuesta ante una emergencia de derrame de petróleo, pero se ha negado. Por radio y desde el barco Esperanza, Greenpeace ha hecho esta misma petición a la tripulación de la plataforma, pero ha sido ignorada.

Cairn es al momento la única petrolera que está haciendo exploración y perforación en aguas profundas en el Ártico. Pero gigantes petroleros del mundo, como Exxon, Chevron y entre otras grandes compañías, ya han comprado licencias a Groenlandia, y están observando los trabajos de Cairn con gran interés. Sí ésta descubre petróleo en el verano, las demás petroleras empezarán a taladrar en el área y comenzarán la “fiebre de petróleo”.

Si la perforación se demora, Cairn tendría problemas para completar su plan de exploración y tendría que suspenderlo por un año más, ante la formación del hielo invernal. Incluso sin un accidente, Cairn admite que su operación de perforación resultará en al menos 9 mil toneladas de desechos químicos que serán descargados directamente a las aguas del Estrecho de Davis - incluidas 180 toneladas de químicos muy tóxicos, que representan más que todas las operaciones de perforación anuales de Noruega y Dinamarca juntas. Cairn también reconoce que estas operaciones serán una grave amenaza para las pesquerías de Groenlandia, que representan el 88 por ciento de la economía de exportación de la isla, además de que tomará décadas antes de que la exploración petrolera rinda ganancias significativas a este país.

El área donde Cairn intenta taladrar es conocida como el callejón del iceberg (Iceberg Alley), que se localiza en la Bahía de Baffin, una región donde existen cientos de icebergs flotando entre las aguas gélidas. La intención de la compañía es remolcar icebergs fuera del camino de la plataforma o usar cañones de agua para alejarlos y evitar una colisión mientras la plataforma taladra buscando petróleo. Si los icebergs son demasiado grandes, la compañía admite que tendrá que mover la plataforma. El año pasado, una isla de hielo de 260 km2 se desprendió del glaciar de Petermann, al norte de iceberg Alley.

La zona es también el hogar de entre 80 y 90 por ciento de la población mundial del narval, un cetáceo que tiene un gran colmillo al frente, que es similar a una lanza. Ahí también habitan ballenas azules, osos polares, focas, tiburones y muchas aves migratorias.

Categorías