Diputados insisten en energía nuclear

Noticia - 24 mayo, 2011
La comisión de energía de la Cámara de diputados, sostuvo ayer una reunión con autoridades del sector energético, en la que abordó el tema nuclear y la seguridad de la central nucleoeléctrica Laguna Verde.

En sesión extraordinaria, y con afán de mostrar la viabilidad y seguridad de la energía nuclear, los diputados integrantes de la comisión de energía: Felipe de Jesús Cantú, Ivideliza Reyes y Guillermo Ruiz de Teresa, manifestaron su apoyo franco y abierto a este tipo de energía.

Por su parte, Rafael Fernández, gerente de centrales nucleoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad y Juan Eibenschutz director general de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, manifestaron durante la reunión, que la energía nuclear es necesaria para el país, dado que es una fuente de energía que permitirá la reducción de gases de efecto invernadero y con ello, contrarrestar el cambio climático, además de su seguridad “indiscutible”.

Sin embargo, los funcionarios omitieron mencionar que en el caso más reciente; el de Fukushima, la contaminación radiactiva se ha esparcido al mar, al espacio aéreo y la tierra, donde se descubrió que los campos de cultivo de hortalizas ubicados en las afueras de la ciudad de Minamisoma, ubicada a 25 km de la central nuclear, tienen altos niveles de radiación; lo que aumenta los riesgos para la salud de los residentes y demuestra lo insuficiente de establecer un perímetro de evacuación de 20 km. Los operarios de Fukushima Daiichi detectaron en las inmediaciones de la planta, niveles de radioactividad de yodo-131, 7.5 millones de veces por arriba de lo permitido legalmente en agua de mar y 1.1 millones de veces superiores de cesio-137.

El aporte que la energía nuclear puede hacer a la lucha contra el cambio climático es mínimo y la inversión enorme; duplicar el número de reactores que hoy funcionan en el mundo, -alrededor de 450- para el año 2030, apenas reduciría en 5 por ciento la emisión de gases de efecto invernadero que ocasionan el cambio climático, además de que la inversión requerida ascendería a entre 2 y 3 billones de dólares.

Hasta ahora, en México ni protección civil, ni la comisión de seguridad nuclear y salvaguardias, han verificado si existe una correlación entre las emisiones de radiactividad de la nucleoeléctrica y los casos de incidencia de cáncer en la población de los municipios aledaños a la central Laguna Verde.

En realidad, el trasfondo de esta reunión de los diputados con autoridades del sector energético consistía en hablar bien de la energía nuclear, minimizar las consecuencias del accidente de Fukushima, cabildear un recurso presupuestal mayor para la comisión de seguridad nuclear y sentar las bases para promover un mayor número de nucleoeléctricas en el país, cuyos sitios viables, de acuerdo a lo declarado por Fernández de la Garza, de CFE, podrían ser: zonas aledañas a la central Laguna Verde, Tamaulipas, Sonora o bien el centro del país.

Para Greenpeace es preocupante que, pese a la peligrosidad demostrada por la energía nuclear, en México importantes tomadores de decisión, como los diputados antes citados, sigan contemplando a este tipo de energía como una de las mejores opciones para generar electricidad.

Categorías