Peligra pureza de miel mexicana

Noticia - 28 febrero, 2012
Osos mieleros y abejas indignadas, que portaban mensajes con la leyenda: “No transgénicos en nuestra miel” encabezaron la protesta de organizaciones de apicultores, empresarios y ambientalistas que demandan la anulación de las autorizaciones de siembras de soya transgénica en 30 mil hectáreas en la Península de Yucatán.

Frente a las oficinas de la Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación (Sagarpa), los manifestantes dieron a conocer la demanda de amparo presentada ante los juzgados de Distrito en materia administrativa contra la autorización de siembra de soya transgénica otorgada a la empresa Monsanto en los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, debido a que implica un grave riesgo de contaminación para la miel que se produce en la región.

No transgénicos en nuestra miel. Foto: Prometeo Lucero / Greenpeace.

 

Dicha concesión, otorgada el 17 de junio de 2011, afecta la importante producción de miel en los estados de la Península de Yucatán, 98 por ciento de la cual  se exporta a la Unión Europea.

La alerta se incrementó cuando el 6 de septiembre del mismo año, el Tribunal de Justicia europeo determinó que la incorporación de polen transgénico daba lugar a que la miel y otros complementos alimenticios deban ser sometidos a previa autorización antes de ser comercializados. Cabe destacar que en varios países de Europa se ha prohibido la venta y consumo de productos elaborados o contaminados con transgénicos.

Pablo Duarte, coordinador de la Unorca-Yucatán señaló que “el flujo del polen transgénico representa un estigma en la calidad de la miel mexicana poniendo en riesgo una de las pocas ventajas comparativas con las que cuenta nuestro país dentro del mercado global”.

Por su parte, Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace México puntualizó: “si las autoridades mexicanas siguen permitiendo la liberación de transgénicos al medio ambiente arruinarán por completo al sector apícola, que es fundamental para la agricultura y los ecosistemas. Este caso nuevamente demuestra que una agricultura que busque productos de calidad no es compatible con el modelo de los cultivos transgénicos”.

Categorías