El otro México

Noticia - 25 septiembre, 2017
Hay un México devastado por el temblor del pasado 19 de septiembre que colapsó edificaciones, ha cobrado ya más de 200 muertos y dejado cientos de heridos.

Por Angélica Simón*

Hay un México devastado por el  temblor del pasado 19 de septiembre que colapsó edificaciones, ha cobrado ya más de 200 muertos y dejado cientos de heridos. Pero hay otro México, el de los corazones y las voluntades sacudidos por esta desgracia.

¿Cómo salir a la calle a ayudar a otros en los puntos siniestrados aun poniendo en riesgo su propia integridad? ¿Cómo olvidarse de comer, de dormir, cómo pasar más 5, 10, 15, 20 horas ayudando a remover escombros, a entregar herramientas, medicinas o víveres? ¿Cómo destinar 500, mil, 3 mil pesos a comprar cosas que no volverán a tus manos? Solo hay una respuesta: con generosidad.

Solemos quejarnos del México que tenemos, que construimos: un México pasivo, indolente, corrupto, individualista e indiferente. Pero insisto: hay otro México, uno solidario, sensible, entregado, desinteresado, dispuesto, honesto, transparente.

Este momento de crisis nos permite constatarlo. En Greenpeace vivimos de las donaciones, hemos sido testigos de la generosidad de la gente desde hace 17 años cuando esta organización ambientalista comenzó a recibir en este país el soporte financiero de la gente.  Siempre hemos dicho que lo que nos dan no es dinero, es independencia, es capacidad para actuar.

Hoy volvimos a pedir donativos. En esta ocasión no para causas ambientales sino para atender las necesidades urgentes de herramienta para la remoción de escombros, de equipos de protección para los brigadistas, medicamentos… hoy les decimos a quienes han donado que no dieron dinero, dieron esperanza, una oportunidad de rescatar a alguien con vida, una oportunidad de reconstruir una casa.

En tan solo dos días (jueves y viernes) los socios de Greenpeace donaron casi 100 mil pesos, otros 30 mil llegaron como aportaciones de público en general; más de 30 personas llevaron donativos en especie a nuestro centro de acopio; distribuidores de equipo han hecho descuentos, han donado material, agencias de telemarketing han donado los medios para seguir difundiendo la petición de ayuda y decenas de voluntarios han aportado largas jornadas de trabajo clasificando, empaquetando, distribuyendo los víveres.

Queremos ser transparentes para que fortalezcamos como sociedad la cultura de la donación sin temor a que la ayuda no llegará a quien la necesita. La información de lo donado a esta organización y las entregas están disponibles en este enlace.

Hoy, la generosidad tiene forma, rostro y nombres. Hoy damos gracias a todos y cada uno de quienes han aportado recursos, tiempo, trabajo físico, conocimiento y experiencia.

A casi una semana del temblor, la ayuda sigue siendo necesaria. Mantengamos nuestra generosidad, sigamos ayudando en lo que nos sea posible, el temblor, quedó atrás pero las necesidades continúan.

Desgracias como las que vivimos en este momento como país permiten sacar a flote la mayor voluntad de ayuda. Que no se derrumbe, que no se hunda. Hoy estamos demostrando una vez más #ElPoderDeLaGente. No perdamos esta cara de México de nuestra memoria colectiva.

FB: Greenpeace México

TW: @greenpeacemx

@PrensaGPMX

Mayor información sobre el destino de los donativos en http://act.gp/2yw2eh7

*Angélica Simón es coordinadora de medios en Greenpeace México