Detecta Greenpeace irregularidades en permiso de siembra piloto en Tamaulipas otorgado por Sagarpa a Monsanto

Boletín de prensa - 12 diciembre, 2011
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) otorgó a la empresa Monsanto un permiso de siembra en etapa piloto de maíz genéticamente modificado (GM) para el estado de Tamaulipas pese a existir diversas irregularidades en la solicitud e ignorando las opiniones técnicas emitidas por distintas instituciones y autoridades públicas en el sentido de la no conveniencia de otorgar el permiso.

A través del análisis de información obtenida por Infomex, Greenpeace detectó diversas inconsistencias (1), entre ellas: (i) a pesar de que la solicitud del permiso de siembra piloto fue promovida por “Semillas y Agroproductos Monsanto S.A. De C.V.”, éste le fue otorgado a la empresa Monsanto Comercial, S.A de C.V., siendo dos personas distintas; (ii) aunque Monsanto solicitó como superficie de siembra  24.2  hectáreas para 11 localidades (2.2 h. para cada una), la autoridad agrícola determinó autorizar la siembra de 0.24 hectáreas en el municipio de Valle Hermoso-3, en Tamaulipas, lo que llevó a Monsanto a interponer recurso de revisión el día 30 de marzo de 2011, resuelto desfavorablemente el día 28 de junio del mismo año; finalmente (iii), Monsanto decidió no realizar la siembra piloto de maíz GM para la solicitud número 90/2010 por causas desconocidas.

Además hubo otras inconsistencias en el otorgamiento del permiso: la  falta de información en las solicitudes; el exceso de confidencialidad; y el conflicto de interés en la implementación de la siembra experimental a través de agricultores cooperantes sin la participación de instituciones públicas.

Aunque en Tamaulipas se localiza 12 por ciento de las 59 razas nativas registradas en México, cuya contaminación por el flujo de transgenes no se descarta, el 08 de marzo de 2011 (2), la Sagarpa otorgó el permiso a la empresa ignorando opiniones técnicas emitidas por distintas instituciones y autoridades públicas. La organización denunció que las opiniones vertidas por la Comisión para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), el Instituto Nacional de Ecología (INE) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) fueron en sentido negativo a la solicitud de siembra piloto de maíz genéticamente modificado (GM); sin embargo, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), organismo perteneciente a la Sagarpa, otorgó el permiso amparado en la solicitud 090/2010  a pesar de opiniones que señalan lo inviable y riesgoso que podría resultar escalar la extensión de siembras de maíz GM en un centro de origen y diversidad de maíces. La Conanp con sede en Saltillo, Coahuila (3), fundamentó su negativa considerando que: “Las superficies que abarcan los municipios de Valle Hermoso, Río Bravo y Reynosa en el Estado de Tamaulipas, pretendidos para realizar el programa piloto, se encuentran dentro de la Cuenca Hidrográfica Rio Bravo (Inegi et al. 2007) por lo que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 53 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA),  esa región debe considerarse como un Área de Protección de Recursos Naturales y por ende debe prohibirse dentro de ésta la siembra de transgénicos.

La Conanp desarrolla en todo el país el Programa de Conservación de Maíz Criollo. "En la Región Noroeste y Sierra Madre Oriental, se cultiva Zea Mays, principalmente, de las razas ratón, cónico norteño y tuxpeño norteño” en riesgo de contaminación por la posible autorización de maíz transgénico en esa área.

Por su parte la Conabio consideró no viable otorgar el permiso de siembra piloto debido a que no se ha cumplido con el principio “paso por paso” (4), lo cual quiere decir que a la fecha la Conabio no cuenta con información que se haya generado en el ciclo primavera-verano (P-V) en fase experimental en el estado de Tamaulipas por lo que no se justifica el paso a etapa piloto en ese ciclo.

“Las siembras experimentales han presentado una serie de irregularidades y representado, por ende, una gran farsa. Hasta el momento el gobierno ha otorgado 110 permisos de siembra de maíz transgénico insecticida y tolerante a herbicida, para los cuales no ha monitoreado el  flujo génico, principal preocupación para un país centro de origen y diversidad del maíz. El Senasica ha dejado sin efecto los argumentos técnico-científicos en aras de los intereses económicos de las empresas”, denunció Aleira Lara, coordinadora de la campaña de Agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace.

“Aun cuando se ha pregonado por científicos y empresas agrobiotecnológicas que la etapa experimental de maíz GM permitiría recabar datos sobre la eficacia biológica del gen y las características de efectividad agronómica bajo la aplicación de estrictas medidas de bioseguridad, que tienen como fin garantizar que no exista dispersión involuntaria del polen de maíz GM, en los protocolos de investigación de las empresas promoventes no se ha evaluado el flujo génico hacia cultivos convencionales y nativos, por lo cual no es viable, ni técnica ni jurídicamente escalar las siembras experimentales a la fase piloto”, concluyó María Colín, asesora legal de Greenpeace.

Notas:

1. Documento completo aquí.
2. Oficio BOO.04.03.02.01.- 1620, del 8 de marzo del 2011, correspondiente a la solicitud 090/10.
3. Oficio número DRNE-UT-481/10, del 17 de noviembre de 2010
4. Artículo 9, fracción IX de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM).

Mayor información con Angélica Simón, coordinadora de prensa, al 5687 9595 ext. 115, al correo

Categorías