Ni valora los bosques ni detiene la deforestación

Presupuesto forestal 2012

Boletín de prensa - 18 octubre, 2011
El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para 2012 no contribuye de manera efectiva a revertir la grave deforestación que afecta a los bosques de México y tampoco valora la importancia de estos ecosistemas para mantener la vida de las comunidades y la ciudadanía ante la crisis global del cambio climático, explicó Greenpeace al analizar los montos asignados al sector forestal.

La organización ambientalista agregó que en el presupuesto forestal, de 6 mil 812 millones de pesos para el próximo año, sólo alrededor de 700 millones de pesos están encaminados a programas para apoyar actividades que promueven la efectiva valoración de los ecosistemas forestales y que aseguran la provisión de los servicios ambientales, como los que promueven la silvicultura comunitaria y el manejo forestal sustentable por parte de comunidades y ejidos (1), de acuerdo con información de Conafor. Esto, a pesar de que 70 por ciento de los bosques de México son propiedad de comunidades indígenas y ejidos.

Es precisamente esta falta de valoración de los bosques, la principal causa de que cada año desaparezcan a una tasa de casi medio millón de hectáreas (2).

“Por el contrario, el PPEF 2012 plantea otorgar mil 986 millones de pesos a la categoría Pago por Servicios Ambientales (31 por ciento de los recursos del Proárbol); aunque a simple vista esto podría parecer un incremento que contribuiría a valorar los ecosistemas forestales, no es así, ya que este rubro está compuesto principalmente por los programas de Plantaciones Forestales Comerciales (Prodeplan), de Reforestación y Conservación de Suelos (Procoref), así como el de Pago por Servicios Ambientales (PSA), los cuales, está demostrado que no contribuyen de manera efectiva a detener la deforestación en nuestro país”, agregó Héctor Magallón, coordinador de la campaña de bosques.

Aunque en su origen, la orientación y el enfoque del PSA fueron innovadores, en la actualidad está lejos de ser una respuesta efectiva al problema de la valoración y la deforestación. Entre sus mayores debilidades destacan:

- La esencia actual del PSA consiste principalmente en otorgar un subsidio a los propietarios de los bosques, condicionado débilmente a “no deforestar”. Es decir, es un “pago por no tocar” en lugar de promover el fortalecimiento de capacidades técnicas y organizativas de las comunidades y ejidos forestales y compensarlas por llevar a cabo actividades que garantizan la provisión de los servicios ambientales, como ordenamiento territorial, planes de manejo, planes de aprovechamiento, entre otros.

- No asocia la escasa valoración de los bosques con las causas de fondo de la deforestación y degradación de los ecosistemas forestales y, por lo tanto, no está encaminado a atenderlas y revertirlas. En consecuencia, sus resultados dependen más de factores externos (precio de los productos básicos, por ejemplo), que de las acciones mismas del programa.

- Debido a esto, actualmente el PSA corre el riesgo de quedar limitado a un programa asistencialista.

Es necesario considerar que los bosques no son sólo un conjunto de árboles, sino que son ecosistemas complejos formados por una gran diversidad de especies. Ni las plantaciones forestales comerciales (más parecidas a un monocultivo de soya, por ejemplo) ni los terrenos reforestados  (aunque sobreviva 100 por ciento de los árboles plantados) son bosques ya que no proporcionan los servicios ambientales (3) característicos de los ecosistemas forestales.

“Al no valorarse los ecosistemas forestales y los servicios ambientales que brindan, la conservación de estos recursos no tiene un papel relevante en la agenda pública y de gobierno y, por lo tanto, tampoco se valoran ni impulsan las acciones que promueven efectivamente la conservación y uso sustentable de los bosques. Esto ocasiona que al momento de definir el uso de suelo o tomar decisiones sobre política pública, como la asignación del presupuesto, muchas veces se dé preferencia a otras actividades como los proyectos turísticos, las carreteras, la minería, la agricultura y ganadería extensivas, la reforestación o las plantaciones forestales comerciales, entre otras. Por esto no sorprende que en el PPEF 2012 se planteé asignar 61 mil 612 millones de pesos al sector agrícola y pecuario, 70 mil 440 millones a comunicaciones y transportes, 45 mil 233 millones a medio ambiente y sólo 6 mil 453 millones de pesos al Proárbol”, explicó Paloma Neumann, de la campaña de bosques de Greenpeace.

La falta de valoración de los ecosistemas forestales tiene severas consecuencias para los bosques de nuestro país. Por ejemplo, las plantaciones de aguacate en la región Purépecha de Michoacán crecieron 650 por ciento en los últimos 42 años, en muchos casos, a costa del bosques; 90 por ciento de la Reserva de la Biósfera de los Tuxtlas, en Veracruz, ha sido deforestada debido al avance de la frontera agropecuaria; 50 por ciento de la cobertura forestal del Parque Nacional La Malinche ha sido sustituida por campos agrícolas; y finalmente, la actual administración federal autorizó la construcción de la Autopista Lerma- Tres Marías a través del Gran Bosque de Agua (bosques ubicados entre Cuernavaca, Toluca y el Distrito Federal) y se planea la construcción del Arco Sur en la misma zona.

“En el marco del Año Internacional de los Bosques, y dada la relevancia de estos ecosistemas para la mitigación del cambio climático (4); hacemos un llamado a los diputados y diputadas para que tomen las medidas necesarias a fin de que en el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año, el cual están discutiendo, promuevan de manera efectiva la valoración de los ecosistemas forestales y sus servicios ambientales, así como de las actividades que contribuyen a preservarlos, especialmente el manejo forestal por parte de comunidades y ejidos; ya que este fue uno de los acuerdos presentados por México en REDD+, durante la pasada cumbre del clima de Cancún COP 16, para alcanzar la cero deforestación al año 2020”, señló Gustavo Ampugnani, director de campañas de Greenpeace México.

Por todo lo anterior, Greenpeace solicita a los diputados y diputadas de la LXI legislatura:

  • Impulsar una evaluación efectiva del impacto (no sólo del cumplimiento de metas) de los programas que componen el Proárbol para que, con base en ella, se les asignen los recursos en los próximos años.
  • Reasignar los recursos que se pretenden destinar al Procoref, Prodeplan y PSA para dar prioridad a los programas que promueven el manejo forestal sustentable por parte de comunidades y ejidos (Prodefor y Programa de Silvicultura comunitaria).


Notas:

1.- El manejo forestal sustentable permite conservar los bosques y los servicios ambientales que brindan ya que, al generar empleos e ingresos para las comunidades que los llevan a cabo (por la venta de madera, resinas, alimentos, servicios turísticos, entre otros), los ecosistemas forestales son altamente valorados por sus habitantes y se preocupan por mantenerlos en buen estado. De esta manera, los servicios ambientales son el vínculo entre los recursos naturales y el bienestar social.
2.- Francisco Takaki Takaki: Información Básica para la Construcción de la Tasa de Deforestación. México, INEGI, Dirección General de Geografía, presentación no publicada, 2009. Disponible en:  http://cerodeforestacion.blogspot.com/2010/03/deforestacion-en-mexico-dimensiones.html, y; Sánchez Colón, S., A. Flores Martínez, I.A. Cruz-Leyva y A. Velázquez. 2009. Estado y transformación de los ecosistemas terrestres por causas humanas, en Capital natural de México, vol. II: Estado de conservación y tendencias de cambio. Conabio, México, pp. 75-129.
3.- Los bosques nos brindan:
- Servicios de aprovisionamiento o suministro: bienes producidos o proporcionados por los ecosistemas como alimentos, agua pura, madera, leña, combustibles, fibras, minerales, bioquímicos y recursos genéticos;
- Servicios de regulación: beneficios obtenidos a partir de la regulación del ambiente y los procesos propios de los ecosistemas como la regulación del clima, degradación de suelos, retención de sedimentos, control de la erosión, control biológico de plagas y enfermedades, regulación y purificación del agua, mantenimiento de la calidad del aire, de absorción de desechos, de mitigación de riesgos;
- Servicios de soporte o base: servicios que mantienen las condiciones básicas para la vida en el planeta y constituyen los procesos necesarios para la generación de todos los demás servicios de los ecosistemas. Por ejemplo, la producción de materias primas, la producción de oxígeno y la formación del suelo y del ciclo de los nutrientes o producción primaria, la polinización, provisión de hábitat;
- Servicios culturales: beneficios intangibles, no materiales, que las personas obtienen de los ecosistemas para mejorar su calidad de vida mediante el enriquecimiento espiritual, el desarrollo cognitivo, la reflexión, la recreación y las experiencias de carácter estético, la herencia de valores (patrimonio cultural). Evaluación de los ecosistemas del Milenio. http://www.maweb.org/es/index.aspx
4.- De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), México ya perdió la mitad de los bosques y selvas con los que contaba originalmente debido, principalmente, al aumento de la frontera agropecuaria, la tala ilegal y el crecimiento de zonas urbanas. Esta deforestación genera un círculo vicioso ya que acelera el cambio climático, lo cual a su vez amenaza los bosques. Un incremento de un grado centígrado en la temperatura promedio del planeta podría afectar hasta 52.9 por ciento de la superficie forestal de nuestro país debido a que “los ecosistemas no soportarían los climas proyectados ya que están fuera del rango climático en que se encuentran actualmente...”. Lourdes Villers, Irma Trejo y Josefina Hernández. 2010. Los ecosistemas vegetales de México y el cambio climático, en México ante el cambio climático. Greenpeace, p. 45.

 

Más información con: Raúl Estrada, coordinador de prensa, en los tels. 04455-4084-5326 y 5687 9595 ext. 120, email: y en www.greenpeace.org.mx

Categorías