Medidas complementarias, lista de buenas intenciones para mejorar calidad de aire: Greenpeace

Agrega un comentario
Boletín de prensa - 12 julio, 2016
- Para ser efectivos, los 11 mil mdp para proyectos de transporte público deberán aplicarse en proyectos de impacto como un sistema interconectado de transporte para la megalópolis
- Estrategia Nacional de Calidad del Aire es un avance pero falta actualizar legislación sobre desarrollo urbano
- Federación debe redirigir la inversión hacia transporte público no hacia infraestructura vial
- ¿Plantar árboles para captar contaminación? Sería mejor reducir fuentes de emisión

Ciudad de México.-  Con información poco detallada y sin que exista aún claridad de quiénes y con qué plazos se actuará para mejorar calidad del aire, el gobierno federal presentó una lista de medidas complementarias que apuntan a apoyar la solución de la mala calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México. Las medidas más importantes son la “agilización” de hasta 11 mil millones de pesos para  transporte público y la elaboración de una Estrategia Nacional de Calidad del aire, pero es preciso que se aclare quiénes serán responsables, cómo se coordinarán entre gobiernos estatales, con qué plazos y cómo se evaluarán dichas medidas para garantizar avances relevantes para la calidad del aire y de vida en la Zona Metropolitana del Valle de México, advierte la organización ambientalista Greenpeace.

Tras realizar un análisis de las propuestas, Areli Carreón, consultora de movilidad para Greenpeace resalta que sin un compromiso conjunto y una efectiva coordinación de las instancias federales y los gobiernos locales, las medidas y propuestas podrían no tener resultados relevantes. Se anunció la incorporación de las secretarías de Comunicaciones y transporte, Desarrollo Urbano y Territorial y Salud a los trabajos de la Comisión Ambiental Metropolitana sin especificar las condiciones y formas en que dichas secretarías contribuirán a los trabajos de la CAMe.

Se anunció la "agilización" de fondos de hasta 11 mil mdp para infraestructura y renovación de transporte público, pero no es claro si se trata de fondos que ya están en proceso de ejercerse o si se trata de nuevos fondos anuales dedicados a instalar nuevas líneas de Metrobús y Méxibus en la ZMVM, como fue recomendado por el Consejo científico y técnico de la CAMe, el Centro Mario Molina y Greenpeace, entre otros. En su caso, será muy importante que estos recursos se destinen a proyectos de alto impacto con reglas claras, como la construcción de sistemas de Autobuses de Tránsito Rápido (BRT por sus siglas en inglés) para conectar al Estado de México con el sistema de transporte público de CDMX.

Respecto a la expedición de una Estrategia Nacional de Calidad del Aire 2016-2030 como un instrumento que enmarcará las acciones de mediano y largo plazo de la Megalópolis y otras regiones del país con problemas de contaminación atmosférica la especialista en temas de movilidad celebró que se tengan como eje la mejora de la movilidad y transporte público, el ahorro de energía y el aprovechamiento de nuevas fuentes eficientes de energía, así como la mejora en infraestructura disponible y desarrollo urbano eficiente, sin embargo, alertó que la Federación no cuenta con una legislación actualizada que regule efectivamente el desarrollo urbano y que establezca las bases para prevenir conflictos de movilidad, calidad de aire, pérdida de tiempo y expansión urbana descontrolada y no sustentable.

“Carecemos de una legislación que establezca una coordinación adecuada entre diferentes niveles de gobierno.  Esto es una omisión inadmisible que tanto funcionarios como legisladores tienen la obligación de resarcir urgentemente y junto a otras organizaciones daremos seguimiento a estos trabajos así como a la elaboración de la Estrategia Nacional lo cual deberá ocurrir en los próximos 6 meses”,  indicó Carreón.

“La SCT se ha dedicado a  malgastar dinero y espacio público en construir y ampliar carreteras, autopistas y autopistas de cuota, con el argumento que sólo puede intervenir en obras interestatales. Ahora no puede mantenerse al margen y evadir sus responsabilidades en este tema. Si se sigue creando infraestructura para automóviles se induce un mayor uso de estos como primera opción de movilidad”,  apuntó Carreón.

La calidad del aire y la movilidad urbana son asuntos de responsabilidad compartida en los que la Federación tiene una clara responsabilidad de la que no puede excusarse. Diversos estudios han demostrado que la Federación ha invertido el 74% del dinero público (1) en infraestructura vial, ignorando a los usuarios del transporte público, ciclistas y peatones, que son los modos de movilidad más usados, los menos contaminantes y los más sustentables en el largo plazo.

La actualización de normas mexicanas y la propuesta de trabajar en normas para Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) y PM 2.5 son una buena noticia que deberá confirmarse con avances concretos y fechas para su revisión, así como con su cumplimiento efectivo.

Esperamos que los anuncios hechos se traduzcan en acciones efectivas y coordinadas que transformen de fondo el paradigma de la movilidad urbana hacia sistemas más sustentables, resilientes y equitativos para todos los mexicanos. Sin estas transformaciones tanto legislativas, como institucionales, estructurales y culturales, las contingencias ambientales seguirán, no sólo en la ZMVM, sino que se producirán y agravarán en las 56 zonas metropolitanas del país.

                                 

Notas:

(1) Invertir para movernos ITDP México http://mexico.itdp.org/noticias/invertir-para-movernos/

 

Mayor información con Angélica Simón, coordinadora de comunicaciones al 56879595 y al 04455 40845320 o al correo