Greenpeace presenta denuncia sanitaria por presencia de plaguicidas altamente peligrosos en cuerpos de agua del país

Agrega un comentario
Boletín de prensa - 2 agosto, 2017
• La ONG presenta evidencia del hallazgo de al menos siete PAP en ríos, drenes, lagunas y mar en Sinaloa y Península de Yucatán
• También pide la intervención de la CNDH

Ciudad de México, Méx, 02 de agosto 2017.- Greenpeace presentó ante la Comisión Federal para la Protección Contra los Riesgos Sanitarios (Cofepris) una denuncia sanitaria (1) por la presencia en cuerpos de agua del estado de Sinaloa y la Península de Yucatán, de siete plaguicidas altamente peligrosos: Endosulfán, Mevinfos, Metil paratión, Diazinon, Clorpirifos, Metoxicloro y Lindano.

El denunciado es la misma Cofepris por otorgar la autorización para el uso de dichos plaguicidas, entre los cuales se encuentran algunos prohibidos en otros países y el Endrín, que incluso se encuentra prohibido en México.

Desde 2015, Greenpeace ha realizado diversas investigaciones junto con la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, y la Unidad de Análisis Ambiental de la Facultad de Ciencias de la UNAM encontrando evidencia en de ríos, drenes, lagunas, y mar en Sinaloa así como con el Instituto EPOMEX de la Universidad Autónoma de Campeche, en ríos, laguna y cenotes de la Península de Yucatán con la presencia de diversos plaguicidas. Estos hechos fueron expuestos públicamente desde 2016 y hasta el momento las autoridades de Cofepris no han tomado medidas.

“Rocío Alatorre, comisionada de Evidencia y manejo de riesgos de la Cofepris, responsable de autorizar el uso de estas sustancias, no ha mostrado voluntad política para atender el problema de la mala gestión de plaguicidas que existe en México, por ello exigimos que esta denuncia sanitaria sea atendida sin demora dados los impactos que este tipo de sustancias pueden tener en el medio ambiente y en las personas”, señaló Sandra Laso, coordinadora de la campaña Comida Sana, Tierra Sana, de Greenpeace México.

“Tras la manifestación de Greenpeace el pasado 12 de julio en instalaciones de la Cofepris y la reunión con representantes del equipo de normatividad  y del apartado Jurídico Consultivo de la instancia, en la que demandaron evidencias, hemos presentado la denuncia sanitaria donde se advierten los impactos en el medio ambiente y los riesgos a la salud  -tal como solicitaron- para tener justificación para tomar medidas en el asunto. Ahora no hay pretexto para no actuar”, abundó Laso.

No podemos demorarnos más en mejorar la normatividad de plaguicidas y asegurarnos de su efectiva aplicación porque estamos hablando de contaminación de recursos hídricos, con compuestos altamente peligrosos para los ecosistemas acuáticos, algunos de ellos generan bioacumulación en mamíferos, afectaciones subletales y letales para las abejas, y la contaminación de productos de la colmena como la miel y la cera.  Es urgente actualizar el catálogo oficial de plaguicidas permitidos y eliminar inmediatamente aquellos que han sido prohibidos en la comunidad internacional por su peligrosidad, así como incentivar la transición hacia técnicas ecológicas para el manejo integrado de plagas.

Además de los siete plaguicidas altamente peligrosos, se hallaron (2) otros plaguicidas organoclorados, que permanecen en el medio ambiente por mucho tiempo, y plaguicidas organofosforados  que son altamente tóxicos, así como el glifosato que fue catalogado en 2015 como probable carcinogénico por la Agencia de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud. 

Esta denuncia sanitaria se suma a la queja interpuesta por esta ONG ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) debido a diversas violaciones de derechos humanos cometidas por varias autoridades del Poder Ejecutivo federal como son la Secretaría de Agricultura, la de Medio ambiente y la de Salud, a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

La queja ante la CNDH, que puede ser presentada además por todo ciudadano interesado (3) señala la inexistencia de una normatividad nacional en materia de Límites Máximos de Residuos (LMR) de plaguicidas en alimentos, lo que  afecta el goce del derecho a la alimentación, a la salud y derechos de los consumidores, toda vez que la inocuidad en los alimentos es componente del derecho a la alimentación que el Estado mexicano debe de garantizar y advierte que la ausencia de definiciones de PAP tiene como implicación que esta clase de plaguicidas se encuentran con registros vigentes en México, por lo que se solicitan medidas cautelares al respecto.

Como medidas cautelares Greenpeace pide a la CNDH que exija a las autoridades denunciadas inmediata revisión de los plaguicidas con registro vigente y empleados en el país a fin de identificar aquéllos que sean plaguicidas altamente peligrosos.

También pide a esta instancia proceder por la inexistencia de legislación y políticas en materia de plaguicidas altamente peligrosos (PAP) en México lo que atenta contra los derechos a la salud, al medio ambiente sano, a la alimentación, a la información y participación ciudadana, puesto que al no haber definición de PAP tampoco existen las condiciones mínimas para emprender esfuerzos a fin de identificar, buscar estrategias de implementación del principio de sustitución, buscar alternativas y/o eliminar a los PAP en aplicación del principio precautorio.

En su momento la CNDH debe emitir Recomendación a las autoridades denunciadas para que lleven a cabo los actos tendientes a garantizar los derechos de los ciudadanos mexicanos relativos a la salud, al medio ambiente sano, a la alimentación, a la información y participación ciudadana.

Notas

1.- Denuncia disponible en http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/Docs/2017/general/proteccion-riesgos-sanitarios.pdf                                                                                                                                       

 2- En 2015 con la visita del barco Esperanza. Greenpeace con el apoyo de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, el instituto Epomex de la Universidad Autónoma de Campeche, y con la unidad de análisis ambiental de la UNAM se tomaron muestras en los ríos Culiacán, Sinaloa y El Fuerte; en las lagunas Pabellones, Lechuguilla y Navachiste y en los municipios agrícolas Ahome, Guasave, Navachiste y Culiacán de Sinaloa. También en el río Champotón y Laguna de términos de así como diversos puntos en el mar cercanos a Sinaloa y la península de Yucatán. Estudio disponible en https://greenpeace.mx/comidasana/wp-content/uploads/2016/06/Plaguicidas_en_agua_ok_EM.pdf

3.- Formato de queja ante la CNDH disponible en https://cdn2.hubspot.net/hubfs/2617486/Greenpeace/2017/documentos/queja-cndh-plaguicidas.pdf?t=1501089849012

Para mayor información comunicarse a la coordinación de medios de Greenpeace México al 0445540845320 y al correo

Categorías
Etiquetas