En 1971, un grupo de personas preocupado por las pruebas nucleares que Estados Unidos planeaba desarrollar en Amchitka, una pequeña isla de Alaska de gran valor ecológico por las colonias de aves que alberga, decidió hacer algo más que protestar en contra de las pruebas. Esos activistas, los fundadores de Greenpeace, creían que varios individuos juntos podían hacer la diferencia.

Alquilaron un viejo barco pesquero -el Phyllis Cormak- y pusieron proa hacia Alaska. El objetivo era interponerse entre la armada americana y la isla y, de ese modo, evitar que se llevaran a cabo las pruebas.

El grupo estaba integrado por Dorothy e Irving Stowe, Marie y Jim Bohlen, Ben y Dorothy Metcalfe y Bob Hunter. Ellos pensaron en unir dos palabras que demostraran su preocupación por el planeta y su oposición a las armas nucleares, y de ese modo surgió su nuevo nombre: Greenpeace. Uno de los tripulantes declaró a la prensa antes de zarpar: “Queremos paz y queremos que sea verde”, ése sería el espíritu de la organización.

Si bien el barco y su tripulación nunca llegaron a destino –la guardia costera los detuvo antes- y la bomba fue detonada, la difusión de sus actividades a través de los medios de comunicación fue tan importante que, ese mismo año, el gobierno estadounidense anunció el fin de su plan nuclear.

Durante los años siguientes, distintos grupos en Estados Unidos, Canadá y Europa, sin conexión entre sí, tomaron el nombre de Greenpeace. La instalación de oficinas en el Reino Unido y Holanda fue determinante para unir a todas las agrupaciones que existían bajo ese nombre. En 1978 se creó Greenpeace Internacional para unificar la forma de trabajo.

En la actualidad, Greenpeace es una de las organizaciones ambientales más importantes del mundo. Cuenta con 27 oficinas (nacionales y regionales) que realizan operaciones en 55 países. La oficina central se encuentra en Amsterdam, Holanda.

 

Greenpeace en Chile

La constitución de Greenpeace en Chile se realizó oficialmente el 2 de octubre de 1995. Rápidamente, comenzamos diversas campañas enfocadas en los graves problemas medioambientales que afectaban a nuestro país.

 

Conoce nuestros logros

1995
El gobierno chileno y la ciudadanía mostraron su rechazo a las pruebas nucleares realizadas por el gobierno de Francia en el Atolón de Mururoa, ubicado en la Polinesia Francesa. Reunimos más de 400 mil firmas en repudio a esta acción.

 

1996
Logramos que se prohíba la instalación de incineradores industriales en las ciudades de Casablanca y San Antonio, en Valparaíso.

 

1997
Después de una intensa campaña, conseguimos que la Corte Suprema de Justicia impidiera el ingreso a aguas chilenas del barco factoría American Monarch. Esta embarcación arrasaba con los recursos marinos por medio de la pesca de arrastre.

 

1998
Se firmaron acuerdos entre las principales empresas forestales y organizaciones ambientales. Las compañías San José y Forestal Sur se comprometieron a dejar de exportar astillas de madera nativa, principalmente a Japón.


Junto a otras organizaciones ambientales logramos cambios en el estudio de impacto ambiental de la Planta Valdivia de Celulosa Arauco y Constitución (CELCO). En el proyecto original la empresa pretendía verter sus desechos (sin tratamiento secundario y terciario) al Santuario de la Naturaleza Río Cruces, en la Región de los Ríos.

 

1999
Después de cuatro años de campaña contra los proyectos Trillium y Cascada por explotación del bosque primario, pudimos frenar la exportación de astillas de madera de bosque nativo chileno al extranjero.

Greenpeace realizó una serie de acciones no violentas en contra de la guerra en Irak. Finalmente, el gobierno chileno anunció su negativa ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El gobierno de Chile recibió una serie de solicitudes de nuestra organización. Le aseguramos que la forma más efectiva de reducir la contaminación del Gran Santiago es a través de la mejora del Servicio de Transporte Público.

 

2000
A partir de una investigación sobre desechos tóxicos en el agua de Latinoamérica, iniciamos la campaña por el Derecho a Saber. Logramos que el gobierno chileno comenzara el trabajo hacia un registro de fuentes contaminantes.

 

2001
Nuestra organización estuvo muy vinculada a la campaña internacional de Greenpeace para pedir la prohibición de los contaminantes orgánicos persistentes (COPs). Conseguimos que el gobierno de Chile firmara el Convenio de Estocolmo que prohíbe 12 COPs conocidos como ¨la “docena sucia” y tiende a su eliminación.

 

2002
Logramos la firma de toda la Cámara de Diputados de Chile contra el transporte de desechos nucleares y plutonio por nuestras costas y el Cabo de Hornos.

Las empresas San José y Forestal del Sur se comprometieron a dejar de exportar chips de madera de bosque nativo luego de nuestras acciones.

 

2003
Después de varios años de campaña pudimos frenar el mega proyecto Alumysa de la transnacional canadiense Noranda. Esta empresa minera y metalúrgica pretendía instalar una planta reductora de aluminio en la zona de Aysén, al sur de Chile. Finalmente, la compañía retiró el proyecto del Sistema de Impacto Ambiental.


Conseguimos la firma de un histórico acuerdo entre las principales compañías forestales chilenas (Forestal Arauco y CMPC), la distribuidora Home Depot y cinco organizaciones ambientalistas (Bosque Antiguo, Defensores del Bosque, Greenpeace, Instituto de Ecología Política y Fundación Terram). A través de este convenio las empresas forestales se comprometieron a proteger el bosque nativo de su propiedad y a terminar su sustitución con plantaciones exóticas.

Goldman Sachs, el mayor banco de inversiones del mundo y propietario de 270 mil hectáreas que habían pertenecido a la empresa forestal Trillium, anunció la decisión de donar estas tierras para transformarlas en una reserva ecológica.

 

2004
El Senado de la República de Chile ratificó por unanimidad el Convenio de Estocolmo, instrumento que regula el uso de contaminantes orgánicos persistentes (COPs).


Realizamos denuncias constantes por la destrucción de 2 mil hectáreas del último remanente del Bosque Caducifolio Costero de importancia. Manifestamos la tala ilegal y la falta de fiscalización en el Fundo Nonguén. Gracias a nuestras acciones y a la presión que ejercimos contra las autoridades de la VIII Región, logramos que el gobierno regional acordara dar la categoría de Reserva Nacional a este fundo.

Después de una fuerte oposición al Decreto Exento N°525, que permitía la corta de especies con la categoría de Monumento Natural como el alerce, la araucaria y el belloto del norte, finalmente el Ministro de Agricultura lo derogó dejándolo sin efecto.

 

2005
Se consiguió un amplio rechazo a los alimentos transgénicos. En encuestas realizadas por IPSOS en diciembre de 2004 en la Región Metropolitana se demostró que el 95,9% de los entrevistados querían que se etiqueten los alimentos transgénicos y el 58,5% indicó que no deseaba consumirlos.

Después de una investigación relacionada con la situación de los parques nacionales, logramos denunciar y detener la tala ilegal de milenarios alerces en el Parque Nacional Alerce Andino, en la Región de Los Lagos.

 

2006
Bloqueamos la entrada del complejo forestal e industrial Nueva Aldea de Celulosa Arauco y Constitución (CELCO), en Ránquil, Región del Bío-Bío, para denunciar la contaminación en el proceso de elaboración de la celulosa. Gracias a esta acción conseguimos que el gobierno realizara monitoreos más efectivos de las emisiones de la empresa y que se comprometa a discutir una política de producción limpia para el sector de la celulosa y el papel.

 

2007
El Gerente de Asuntos Corporativos de Celulosa Arauco y Constitución (CELCO), Charles Kimber, el Gerente del área de Celulosa de CMPC, Sergio Colvin, y la ex Ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, se comprometieron a discutir nuestra propuesta sobre una Política de Producción Limpia. Logramos este avance después de varios meses de campaña para lograr una nueva política de producción limpia en el sector de la celulosa y el papel.


Conseguimos que el gobierno publicara el primer reporte de Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC). Este informe contiene información sobre las emisiones y transferencias al medio ambiente de sustancias químicas potencialmente dañinas. En 2001 habíamos iniciado la campaña Derecho a Saber debido a la escasa información que existía sobre los contaminantes en nuestro país y desarrollamos un amplio trabajo con la autoridad ambiental.

 

2008
Después de un año de campaña logramos que el gobierno nacional apoyara una ley para declarar a la zona económica exclusiva de nuestro país como zona libre de caza de ballenas. El Congreso aprobó por unanimidad el proyecto de ley que declara a Chile Zona Libre de Caza de Cetáceos.

 

2009
Luego de cuatro años de campaña conseguimos que el texto de la Convención para la Conservación y Manejo de los Recursos Pesqueros de la Alta Mar del Pacífico Sur incorporara el enfoque ecosistémico como eje medular de la gestión pesquera.

 

2010
Logramos que el gobierno detuviera el megaproyecto Central Termoeléctrica Barrancones que se pretendía instalar en el Santuario de la Naturaleza Punta Choros, en la IV Región. Las autoridades lo frenaron a pesar de que la Comisión Regional de Medioambiente (Corema) de Coquimbo había aprobado la instalación. Esta victoria se obtuvo gracias al trabajo que realizamos en conjunto con otras organizaciones ambientales de la zona y la sociedad civil.

 

2011
Luego de años de trabajo como miembros del Consejo de Defensa de la Patagonia conseguimos la detención legal del proyecto HidroAysén mediante una “orden de no innovar” decretada por la Corte de Apelaciones de Puerto Montt. El proyecto consistía en la construcción y operación de cinco centrales hidroeléctricas en la XI Región y quedó paralizado a partir de ese momento.

 

2013
Junto a la ciudadanía, Amnistía Internacional, Asesoría Ciudadana y Acción A.G. logramos el fin de la Ley de Resguardo del Orden Público. A través de una alianza con otras organizaciones denunciamos las graves violaciones a la libertad de expresión y los derechos humanos que incluía la redacción del proyecto, y aclaramos que eran un atentado contra el derecho a la protesta pacífica.

 

2014

Fundamos una nueva república sobre los glaciares que existen en el territorio chileno con el nombre de República Glaciar. La nueva república nació porque en nuestro país hay un vacío en la legislación que no reconoce estas enormes masas de hielo como parte de su soberanía. Ni en la Constitución ni en el Código de Aguas existe mención a los glaciares como bien público que debe protegerse activamente.

El Comité de Ministros encargado de revisar las reclamaciones contra el proyecto HidroAysén finalmente rechazó el permiso ambiental solicitado por las empresas Endesa y Colbún. Este fue un logro de la ciudadanía que se opuso a la construcción de cinco mega represas en los ríos Baker y Pascua de la Patagonia chilena durante más de 10 años.

 

2017
La ministra de Bienes Nacionales, Nivia Palma, afirmó que impulsará la creación del Parque Nacional Kawésqar en la Región de Magallanes luego de nuestra campaña contra la salmonicultura en la región.

 

2018
La Superintendencia del Medio Ambiente decidió el cierre definitivo del proyecto minero Pascua Lama. Este hecho histórico fue resultado del trabajo de distintas organizaciones ambientales y ciudadanas que combatieron por años esta obra.


Como parte de la campaña internacional de Greenpeace para impulsar un santuario antártico, logramos que los representantes de Chile que integran la Comisión del Océano Antártico (CCRVMA) decidieran apoyar la creación del santuario marino más grande del mundo (1,8 millones de kilómetros cuadrados) en la Antártica. También, por primera vez presentaron una propuesta preliminar, junto a Argentina, para crear un Área Marina Protegida (AMP) en la península Antártica.


Como resultado de nuestro trabajo con las comunidades Kawésqar, en la Región de Magallanes, conseguimos frenar la entrega de concesiones salmoneras en la zona.
La medida responde a un pedido de las comunidades, quienes hicieron uso de la Ley Lafquenche a través del instrumento Espacio Costero Marino Protegido para Pueblos Originarios (ECMPO). De manera provisoria, el 81% de las solicitudes que estaban siendo tramitadas en el área quedaron congeladas.

Se aprobó el proyecto de ley que prohíbe las bolsas plásticas en todo Chile. En diciembre de 2017 habíamos comenzado la campaña #Desembólsate para pedirle a los supermercados que eliminen las bolsas plásticas de sus comercios.