Este mes los pingüinos, ballenas, focas y el resto de las especies en la Antártida podrían ser protegidos de la depredación de la industria pesquera. Los gobiernos miembros de la Comisión del Océano Antártico se reunirán en Australia del 22 de octubre al 2 de noviembre para realizar una votación por la creación del área protegida más grande del mundo, un Santuario Antártico.

Luego de nueve meses de campaña por la Antártida.  Greenpeace exige medidas urgentes para que la pesca desenfrenada del krill no deje a los animales de esta región sin alimento.

Sin un Santuario Antártico, cualquier industria extractiva, (como la pesquera, la petrolera y minera), podrá saquear el hogar de la fauna en el continente blanco, ya amenazado por el cambio climático.

Según Estefanía González, coordinadora de la campaña por la Antártida de Greenpeace, “ningún negocio vale el sacrificio de un ecosistema. El lobby corporativo y político no puede ser más fuerte que la voz de 2 millones de personas en el mundo que piden la creación santuario marino. El momento es ahora, los gobiernos tienen la oportunidad histórica de proteger la Antártida.”

Durante la campaña, la organización ambientalista junto a un grupo de científicos descubrieron nuevos ecosistemas vulnerables nunca antes vistos. El área protegida abarcaría 1.8 millones de km2, equivalente a la superficie de la patagonia Argentina.

 

Nota:

*En la reunión además del Santuario Antártico en el mar de Weddell, la comisión considerará las propuestas de protección en Antártida Oriental y la Península Antártica. La propuesta de protección en la península Antártica ha sido liderada por Argentina y Chile en un importante trabajo conjunto.